Tú, Señor, eres todo


Tú, Señor, eres todo y eres día,
efusión de tu luz la luz creada,
presencia de amor aquí velada,
cada ser es mensaje y profecía.


Toda vida es pasión de eternidades,
todo amor, de tu amor honda querencia,
todo llanto, añoranza de tu ausencia,
todo gozo, sabor de tus bondades.


Feliz verano


A lo lejos...el tañer de una campana y 
el ladrido de los perros.
Los vencejos volando veloces
surcan el aire en su calma.

Dios presente en las criaturas
Dios callado en el adentro
y un silencio rumoroso
que parece ser de cielo.

¿Saben los que se agitan y vociferan
la paz que habita esta senda?

¿Saben los pstmodernos
que se puede ser feliz
sin tanto atolondramiento?
-----


Feliz verano.




Domingo XII T.O.

Domingo XII TO
Mc 4, 35-40.


Hoy Jesús te dice: “Vamos a la otra orilla”,
                   no importa que esté atardeciendo en tu vida;
                   no importa que estés cansado;
                   tampoco importan tus fracasos…

         Olvídate de tus límites, errores, pecados, heridas…
                   Mejor aún: no te olvides de ellas y considéralas el mayor de tus tesoros porque gracias a ellas yo puedo ser Dios en tu vida. ¿O no recuerdas que la fortaleza, la mía, se manifiesta en la debilidad, la tuya…?


¡Vamos a la otra orilla! ¿Qué temes? ¿Aún no tienes fe?
Detente un segundo para pedir la asistencia de mi Santo Espíritu y, de su mano amorosa, echa un rápido vistazo a tu vida… ¿No ves todo lo que he hecho en ella? ¿No has escuchado mi voz diciendo “basta” a todo lo que te causaba miedo? ¿Y no has gustado la calma que ese imperativo mío ha traído a tu alma? Deja que mi Espíritu te haga recordar, pasar por el corazón cada suceso… ¿Aún no tienes fe…?


¿Por qué te acobardas? Yo no estoy en la otra orilla; estoy en la misma que tú esperando que te embarques para hacer contigo la travesía más apasionante de tu vida… ¿Te atreverás a subir a la barca Conmigo…? Yo soy Dios, el que todo lo puede, y te quiero…