Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

2016

"El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su  rostro sobre ti y te conceda su favor.

El Señor se fije en ti y te conceda la paz." 

Santo y venturoso año 2016 Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros

Cueva de Belén, misterio...

Cueva de Belén misterio, cita de todas las razas, gozo de todos los pueblos, vida de todas las almas. Cueva de Belén misterio, no sé qué hay en tu silencio, no sé qué es eso que cantas, eso que dices al mundo, en tu secreta balada.

Santa y feliz Natividad del Señor.  A.D. 2015

Oh, Renuevo...VEN a librarnos, no tardes más.

Oh, Adonai...VEN a librarnos

Oh, Sabiduría...VEN y muéstranos

Alegres

La alegría, aunque no lo creamos, es esa semilla que se esconde en algún rincón del alma. Esa que todo un Dios plantó en lo escondido, y que nos empuja a hacer la aventura interior de buscarla. Con un poco de silencio y soledad, de sinceridad y desprendimiento, de sencillez, bondad e inocencia, daremos con ella. Y nos faltará compartirla con otros, porque es de por sí expansiva. Y cuando la tengamos la reconoceremos en cada rostro, en cada búsqueda o en cada tropiezo. En todo lo humano: quizás la alegría sea “lo más divino de lo humano”.






Misericordia

Dirigir la mirada a Dios, Padre misericordioso, y a los hermanos necesitados de misericordia, significa poner la atención en el contenido esencial del Evangelio: Jesús, la Misericordia hecha carne, que hace visible a nuestros ojos el gran misterio del Amor trinitario de Dios. Celebrar el Jubileo de la Misericordia equivale a poner de nuevo en el centro de nuestra vida personal y de nuestras comunidades, lo específico de la fe cristiana. Es decir, Jesucristo, el Dios misericordioso.

Inmaculada concepción. Martes II de adviento

(Is 40, 1-11; Sal 95; Mt 18, 12-14) TIEMPO DE CONSOLACIÓN
Hoy coincide la solemnidad de la Inmaculada Concepción con el segundo martes de Adviento, y sobre todo, con la apertura del Año de la Misericordia, que será momento en el que el papa Francisco abra la puerta santa en la basílica vaticana de San Pedro. Si unimos las tres referencias, la fiesta de la Inmaculada, el martes de Adviento y la apertura del Año de la Misericordia, descubrimos la providencia de las lecturas del leccionario de Adviento. Hay palabras que se reciben siempre con agradecimiento: las que muestran compasión, consuelo, cercanía. Así dice el profeta: «Consolad, consolad a mi pueblo -dice vuestro Dios-; hablad al corazón de Jerusalén”. Ninguna palabra de mayor consuelo que la celebración del día en que en la Historia de Salvación, Dios quiso actuar disponiendo a una criatura para ser su Madre. También hay otros términos bíblicos que podemos interpretar desde nuestra experiencia, y errar en su interpretación: “Nuestro …

Adviento y vigilancia

El Adviento es un tiempo de vigilancia, pero no como la de aquel marinero que monta guardia en el palo mayor del barco con la vista fija en el horizonte esperando ver algo exterior a él, sino con aquella mirada que recorre nuestra existencia más íntima y nuestras actividades más cotidianas y se abre vislumbrando la encarnación de Dios en ella. Quizá sólo tenemos que llegar a nosotros mismos permitiendo que Dios sea todo en nosotros al dejarnos hacer por Cristo.