Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2012

Te diré mi amor...

Te diré mi amor, Rey mío,
en la quietud de la tarde,
cuando se cierran los ojos
y los corazones se abren.

Te diré mi amor, Rey mío,
con una mirada suave,
te lo diré contemplando
tu cuerpo que en pajas yace.
Te diré mi amor, Rey mío,
adorándote en la carne,
te lo diré con mis besos,
quizás con gotas de sangre.
Te diré mi amor, Rey mío,con los hombres y los ángeles,
con el aliento del cielo
que espiran los animales.
Te diré mi amor, Rey mío,
con el amor de tu Madre,
con los labios de tu Esposa
y con la fe de tus mártires.
Te diré mi amor, Rey mío,
¡oh Dios del amor más grande!
¡Bendito en la Trinidad,
que has venido a nuestro Valle! Amén.

Danos tu fe, María

Danos tu fe, María, sólo así podremos vivir, celebrar, cantar y festejar, el encanto de la Navidad.
Solo así en este santo Añode la Fe, podremos conocer, sentir, vivir, amar, testimoniar y celebrar al Dios que viene pequeño por Navidad.

El Adviento y la alegría

La alegría debe ser un distintivo del cristiano. La alegría cristiana nace de la profunda convicción de que en Cristo, el Señor, el pecado y la muerte han sido derrotados. Por eso, al ver que El Salvador está ya muy cerca y que el nacimiento de Jesús es ya inminente, el pueblo cristiano se regocija y no oculta su alegría. Nos encaminamos a la Navidad y lo hacemos con un corazón lleno de gozo. Sería excelente que nosotros recuperáramos la verdadera alegría de la Navidad. La alegría de saber que el niño Jesús, Dios mismo, está allí por nuestra salvación y que no hay, por muy grave que sea, causa para la desesperación. De esta alegría del corazón nace todo lo demás. De aquí nace la alegría de nuestros hogares. De aquí nacen la ilusión y el entusiasmo que ponemos en la preparación del nacimiento, el gozo de los cantos natalicios tan llenos de poesía y de encanto infantil. Es justo que estemos alegres cuando Dios está tan cerca. Pero es necesario que nuestra alegría sea verdadera, sea prof…

Adviento tiempo de gracia

En este tiempo de gracia que es el Adviento, Dios nos vuelve a poner delante la invitación a esperar: tú que gritas, que sufres, que dudas, que te lamentas, que intuyes la falsedad de tantos progresos pero que no aciertas a encontrar la verdad del verdadero...; tú que tienes tanto sin resolver en ti y entre los tuyos... ¡espera al Salvador, canta “ven, Señor”! Atrévete a hacer la lista de todas tus imposibilidades, de todos tus límites y desesperanzas. Dios las abraza, las toma en serio, las reviste de posibilidad.

Dios quiere también hoy, aquí y ahora, en mí y entre nosotros, hacer posibles todos nuestros imposibles, como lo hizo en María. Volver a acampar su Palabra en nuestro terruño de penas y exterminios, para hacerlo fértil y feliz. Es posible.

En Adviento, Madre, te necesitamos

Madre, Virgen Inmaculada.  Intercede por nosotros.  Te necesitamos.

Adviento-El Señor está cerca

Comenzamos el Adviento, y se nos invita a no dormir, a estar vigilantes.
No dormir significa no abatirnos en la desconfianza y en la indiferencia ante cómo va el mundo; no dejar de ninguna manera que nuestro corazón se vuelva de piedra y nos dediquemos a quejarnos, murmurar y sentenciar. No dormir significa vivir la pequeña gran aventura que se nos presenta cada día. Que no nos venza el sueño implica mirar hacia delante, no quedándonos aletargados en lo que ya pasó, viviendo de añoranzas, recuerdos y de una eterna autobiografía. No se puede vivir de ninguna manera meditando sobre un pasado tal vez más glorioso, dichoso, seguro y con menos problemas. Tenemos que despertar, si es que estamos dormidos, y vivir afrontando el futuro de manera firme, positiva e ilusionada.
No debemos caminar cabizbajos y con el corazón desanimado. Tenemos que escuchar las palabras de Jesús: “Alzad vuestra cabeza, pues se acerca vuestra liberación”; tenemos que apostar, confiar y no cerrarnos a las posibilidad…

Amanecer

Amanece la luz para el justo y la alegría para los rectos de  corazón.

Gracias, Señor

Gracias, Señor, por este nuevo día que nace en arrebol de luces bellas, mensaje de u amor que nos invita a un nuevo amor vivido en las tareas. Gracias, Señor, porque la vida entera camino es hacia ti, amor eterno, gracias, Señor, porque la vida es bella, mensaje de tu amor y de tu cielo. Gracias, Señor, divino compañero del hombre en su aventura cotidiana, no dejes que la noche a su regreso nos halle sin los frutos de tu gracia.

Abandono

Cada tempestad tiene su sentido, es Dios que pasa y que ha de traer una gran gracia, la gracia del abandono. Cuando estés ante una tormenta, deberías poner los ojos de tu fe en el sosegado semblante de Cristo. (...)
Durante nuestras tormentas Dios parece dormir.

De rodillas

Ponerse de rodillas no es renunciar a la propia dignidad. Quizás es volverse humano, solo humano, todo humano.

Gracias...acepta...

Gracias, Señor, por este nuevo día, gracias por el don de la existencia, gracias porque continuas llamándome  a tu intimidad. Acepta, Señor, mi manos vacías, mi corazón vacío, mi ser pecador ante Ti...

Sobre el sufrimiento

Tal vez, el escrito pueda parecer largo, pero vale la pena leerlo íntegro. Está tomado del Blog Hesiquía.

Quería comentarles algo sobre el sufrimiento, lo que he meditado sobre él en los períodos en que se me hizo compañero de viaje. He tratado de ver en qué consiste, cuál es su característica esencial y me pareció ver que el sufrimiento no es sentir angustia, dolor, ansiedad, tristeza, tedio de la vida, desgana, pereza de vivir. No, todo eso puede surgir por diversas circunstancias de nuestra vida social, por diversos acontecimientos, por nuestra misma constitución orgánica y nuestra propia psicología, puede surgir por causas conocidas o desconocidas, voluntarias o involuntarias, causas algunas que tienen solución y otras que no, o que la tienen muy difícil. Creo que podemos “padecer” todas esas cosas y sin embargo no sufrir. Porque creo que el sufrimiento es otra cosa. Creo que el sufrimiento lo generamos nosotros, fuera existe el dolor, el padecer, pero el sufrir está en nosotros, e…

Año de la fe

CREO
------------------------------

«La puerta de la fe» (cf. Hch 14, 27),
que introduce en la vida de comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia, está siempre abierta para nosotros. Se cruza ese umbral cuando la Palabra de Dios se anuncia y el corazón se deja plasmar por la gracia que transforma. Atravesar esa puerta supone emprender un camino que dura toda la vida.

Mes de octubre-Mes del Rosario

Mes de octubre, mes del rosario. En breve dará inicio el Año  de la Fe, supliquemos a María en el rezo del rosario, que nos aumente este DON tan precioso y preciso, y que  a la vez, nuestra vida sea coherente con lo que profesamos. Pidamos unos por otros.
-------------------------------------------------------------------------------------------------


Libertad

"¿En qué puedo yo mostrarme generosos ante Dios? Bien veo que sólo en un punto puedo yo ser generoso: en la donación de mi libertad. Lo único de que el Señor nos deja disponer es el libre albedrío. Pues bien, yo hago libremente donación de mi libertad. Sin dejar de ser libre, quiero ahora ser esclavo de Dios por mi libre voluntad. Quiero querer lo que Él quiera; no sólo aceptarlo, sino quererlo. No es que anule mi voluntad libre; es que libremente quiero que mi voluntad sea el sometimiento a Dios; de manera tan completa, que no consista en aguantar, sino en adoptar, como si fuera mía, la voluntad de Dios”

La paz

La paz consigo mismo resulta del acuerdo interno. Una unificación entre el pensamiento, el sentimiento y la acción. En otros términos: Hago lo que pienso y siento que debo hacer. Es importante comprender que el conflicto interior se produce cuando hay fuerzas en pugna. Sólo al haber oposición de fuerzas se produce la aflicción, el dolor que nos quita la paz. Esto puedes verificarlo incluso en el infortunio, cuando algo desagradable se abate sobre la vida. Aumenta el dolor mientras más te opones y te resistes a aceptar lo que sucede. El acuerdo interno deriva de la coherencia que des a tu vida. Hay coherencia cuando tus acciones van en una misma línea, cuando siguen un sentido, cuando son guiadas por un propósito único.

Perseverar

Cuando llegue la hora en que te parece que, en lugar de adelantar, retrocedes, el problema es uno solo: mantenerse de pie, sobrevivir, perseverar. Cuando la sensación de inutilidad te envuelva como una noche, pensando que estás perdiendo el tiempo, cuando la helada de la aridez o la niebla del tedio te penetren hasta los huesos con ganas de tirarlo todo por la borda, resonarán en tus oídos las palabras del Maestro. Estad despiertos, velad, y orad. Sólo los que perseveraren con una ardiente paciencia, probarán la miel de la victoria: en tus firmamentos habrá estrellas y en tus campos espigas doradas.

Oración

En la oración no se trata de pedir cosas a Aquel que todo conoce. La oración no es para decirle a Dios lo que quieres sino para escuchar lo que Él quiere para ti y que no es otra cosa que compartir lo que Él es: Tranquilidad profunda, Beatitud, Paz, Bondad, Belleza, Amor … No se trata de pedir cosas sino de comprender que no necesitas nada más que la presencia de Dios y descansar en esa morada llena de sus cualidades. Antes de orar debes de comprender que detrás de todos tus deseos de objetos o de situaciones del mundo, solo hay un deseo: la paz profunda. Y ese deseo último que tanto anhelas y que proyectas en los objetos y situaciones del mundo solo lo puedes obtener en la interioridad. La tranquilidad y la plenitud solo están en tu espíritu, que es el espíritu de Dios.

Enamórate

Nada puede importar más que encontrar a Dios. 
Nada puede importar más que encontrar a Dios,  
Es decir, enamorarme de Él de una forma definitiva y absoluta. 
Aquello de lo que te enamoras atrapa tu imaginación y acaba por ir dejando huella en todo. 
Será lo que decida qué es lo que te saca de la cama en la mañana,  qué haces con tus atardeceres, en qué empleas tus fines de semana, lo que lees, lo que conoces, lo que rompe tu corazón y lo que te sobrecoge de alegría y gratitud. 
¡Enamórate! ¡Permanece enamorado! 
Todo será de otra manera. 
Para ir hacia Dios, hacia uno mismo y  hacia los demás, no hay más camino más eficaz, que el silencio y la oración.
Si deseas hacer de tu pequeña vida, algo grande a los ojos de Dios, silencia tu corazón y llénalo de oración.

María Assumpta

"Llegue a tu presencia, Señor, nuestra humilde oblación, y por la intercesión de la Santísima Virgen María, que ha subido a los cielos, haz que nuestros corazones, abrasados en tu amor, vivan siempre orientados hacia Ti".
Oración sobre las ofrendas. Misa del día.

Seguir a Cristo-Vida eterna

Seguir a Cristo no es sólo imitar sus virtudes, no es sólo vivir en este mundo de modo semejante a Cristo, en la medida de lo posible, según su palabra, sino que es un camino que tiene una meta. Y la meta es la derecha del Padre. Este camino de Jesús, este seguimiento de Jesús acaba a la derecha del Padre. En el horizonte de este seguimiento está todo el camino de Jesús, también llegar a la derecha del Padre. En este sentido, la meta de este camino es la vida eterna a la derecha del Padre en comunión con Cristo. Nosotros hoy con frecuencia tenemos un poco de miedo a hablar de la vida eterna. Hablamos de las cosas que son útiles para el mundo, mostramos que el cristianismo ayuda también a mejorar el mundo, pero no nos atrevemos a decir que su meta es la vida eterna y que de esa meta vienen luego los criterios de la vida. Debemos entender de nuevo que el cristianismo sería un «fragmento» si no pensamos en esta meta, (…) Debemos tener la valentía, la alegría, la gran esperanza de que la …

El silencio

 El silencio nos proporciona una visión nueva de todas las cosas.

Santa María. Agosto y el descanso.

María, préstanos tus ojos para vivir el descanso. ¡El descanso!, que no es lujo y sí oportunidad de abrir ventanas cerradas mucho tiempo y dejar libres tantas posibilidades prisioneras. ¡El descanso!, que limpia nuestros ojos para ver lo de cada día: la calle, a las gentes, la vida; que recrea las energías agotadas. ¡El descanso!, “noche sosegada..., música callada, soledad sonora”; anuncio en el corazón de la venida de Dios. Tú, María, aprendiste a descansar en las manos de Dios. Estabas contigo y con El y eso es descanso profundo. No te rompieron por dentro los problemas, ni las prisas, ni la cruz. La confianza te ayudó a vivir unificada, serena. Entendiste que la vida no es una carrera alocada por hacer cosas y más cosas, sino dejarse hacer. “Hágase”, decías cada día, y te crecía dentro el gozo y la paz. Enséñanos a descansar, porque tantas idas y venidas no nos dejan ni vivir ni estar serenos. Haznos ver el descanso como una oportunidad para gozar más de la vida, para estar con nosot…

¿qué extraño misterio...

¿Qué extraño misterio esconden esas rejas?
¿Qué guarda esa vida que se precibe tras ellas?
¿Por qué esa soledad habitada?
¿Por qué ese continuo sonoro silencio?

Sólo quien se ha sentido seducido por Alguien y ha escuchado su Palabra, ha sido capaz de cruzar ese umbral lleno de misterio.

Sólo quien busca la libertad plena se esconde tras esas rejas, sólo quien precibe la belleza de la soledad y el silencio,
sólo quien se sabe amado y, sabe o intentar amar a todos.

Sólo quien repite de manera continuada en su corazón; "Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo"...

Sólo a ese se le desvela un poco el misterio.

Aunque sea verano.

A tener en cuenta

La vida es bella, disfrútala,  pero no olvides al Señor de la vida.
En estos días , descansa, pero recuerda: "Venid a mí, los que estais cansados y agobiados".
Un buen libro será una buena compañía, pero ten presente a quien es la Palabra.

En vacaciones

También ahora, en las vacaciones estivales: "Hay que seguir las huellas de Jesucristo...esas que Él dejó pisando primero"

La danza de la obediencia

Porque si hay mucha gente santa a quienes no les gusta danzar Hay muchos santos que han sentido la necesidad de danzar de lo contentos que estaban de vivir: Santa Teresa con sus castañuelas San Juan de la Cruz con el Niño Jesús en los brazos Y San Francisco, ante el Papa. Si estuviéramos contentos de ti, Señor, no podríamos resistir a esa necesidad de danzar que desborda el mundo y llegaríamos a adivinar qué danza es la que te gusta hacernos danzar, siguiendo los pasos de tu Providencia. Porque pienso que debes estar cansado de gente que hable siempre de servirte con aire de capitanes; de conocerte con ínfulas de profesor; de alcanzarte a través de reglas de deporte; de amarte como se ama un matrimonio mayor. Y un día que deseabas otra cosa inventaste a San Francisco e hiciste de él tu juglar. Y a nosotros nos corresponde dejarnos inventar para ser gente alegre que dance su vida contigo. Para ser buen bailarín contigo no es preciso saber adónde lleva el baile. Hay que seguir, ser alegre, ser ligero y, …

Mirar para imitar

Jesús, voy  a mirarte en la oración, parar imitarte en la vida. Tú arrástrame hacia tu océano de AMOR y hazme unidad contigo.

Humildad

"El tiene que crecer, yo tengo que menguar"

Saber esperar

Caminar y saber esperar. Un binomio no siempre fácil de vivir a plenitud. Saber esperar a que la semiente crezca poco a poco, como nos dice el evangelio de hoy, y seguir caminando con paz, sin apresuramiento, sin nerviosismo... Dios tiene sus ritmos, sus tiempos, su “hora” para cada uno de nosotros. Se nos pide sólo caminar y saber esperar. Caminar con su Palabra en el corazón y su Nombre en los labios. Y saber esperar ese encuentro anhelado. Saber esperar permaneciendo tranquilos, sin tensiones innecesarias, aunque con deseo amoroso de que llegue el final del camino, nuestra total unión con Jesús, el Señor. Saber esperar con actitud de entrega, confiando en la mano amorosa del Padre, deseando sólo cumplir su voluntad a cada instante. Caminar y saber esperar, sabiendo que El dará el crecimiento, que El llevará su obra a término en cada uno de nosotros.

Corazón de Jesús

De Dios sabemos poco, más bien nada; pero tenemos ya experimentado que Dios es un Amor siempre entregado, total gratuidad no calculada.
El Dios –Amor, esencia eternizada, en su Hijo Jesús quedó encarnado y al que luego, en la cruz, dejó clavado: ¡Amor loco de Dios!¡Corazonada!
Corazón de Jesús, tan fuerte y tierno, corazón tan divino, tan humano, tan manso, tan humilde y tan fraterno.
Icono del Amor de un Dios cercano, de un Dios de corazón siempre materno: ¡el Amor que es servicio cotidiano!
José Luis Martínez

Presencia real. Día del Corpus Christi

Estar todos en silencio prolongado ante el Señor presente en su Sacramento, es una de las experiencias más auténticas del nuestro ser Iglesia, que se acompaña en modo complementario con la de celebrar la Eucaristía, escuchando la Palabra de Dios, cantando, acercándose juntos a la mesa del Pan de vida. Comunión y contemplación no se pueden separar, van juntos. Para comunicar verdaderamente con otra persona debo conocerla, saber estar en silencio cerca de ella, escucharla, mirarla con amor. El verdadero amor y la verdadera amistad viven siempre de esta reciprocidad de miradas, de silencios intensos, elocuentes, plenos de respeto y veneración, de manera que el encuentro se viva profundamente, de modo personal y no superficial.

Súplica

OREMOS POR EL PAPA BENEDICTO XVI

Ven, Vamos, ESPIRITU SANTO

Ven,