31 ene. 2013

Creo en Dios Padre


Quisiera reflexionar con ustedes esta vez sobre la primera y fundamental definición de Dios que el Credo nos presenta: Él es Padre. (…)

La paternidad de Dios es, pues, infinito amor, ternura que se inclina sobre nosotros, hijos débiles, necesitados de todo. El salmo 103, el gran himno de la misericordia divina, proclama: "Como un padre es tierno con sus hijos, así el Señor es tierno para con los que le temen, porque sabe bien cómo están formados, se acuerda de que somos polvo" (vv. 13-14). Es nuestra pequeñez, nuestra débil naturaleza humana, nuestra fragilidad que se convierte en un llamado a la misericordia del Señor, para que se manifieste la grandeza y ternura de un Padre que nos ayuda, nos perdona y nos salva. (…)

Como Padre, Dios quiere que seamos sus hijos y que vivamos como tales en su Hijo, en comunión, en plena intimidad con Él. Su omnipotencia no se expresa en la violencia, no se expresa en la destrucción de todo poder adverso como quisiéramos, sino que se expresa en el amor, en la misericordia, en el perdón, en la aceptación de nuestra libertad y en la incansable llamada a la conversión del corazón; en una actitud aparentemente débil --Dios parece débil si pensamos en Jesucristo orando, que se deja matar. (…)

Solo quien es realmente poderoso puede soportar el mal y mostrarse compasivo; solo quien es verdaderamente poderoso puede ejercer plenamente el poder del amor. Y Dios, a quien pertenecen todas las cosas, porque todas las cosas fueron hechas por Él, revela su fuerza amando todo y a todos, en una paciente espera de la conversión de nosotros los hombres, que quiere tener como hijos. Dios espera nuestra conversión. (…)

Es así que cuando decimos "Creo en Dios Padre Todopoderoso," expresamos nuestra fe en el poder del amor de Dios, que en su Hijo muerto y resucitado vence el odio, la maldad, el pecado y nos da vida eterna: aquella de los hijos que quieren estar siempre en la "Casa del Padre". Decir "Creo en Dios Padre Todopoderoso", en su poder, en su modo de ser Padre, es siempre un acto de fe, de conversión, de transformación de nuestros pensamientos, de todo nuestro amor, de todo nuestro modo de vida. (…)

26 ene. 2013

Por ti madrugo


Por ti madrugo, Dios mío, para contemplar...
 
 
 
Ha sido tan bello el amanacer de hoy que no he podido por menos de hacer una fotografía y compartilro ahora con vosotros. Dios está en un bello amanecer. Sólo hacen falta ojos para contemplarlo y descubrirlo ¿verdad?
 

24 ene. 2013

Creo en Dios




"En este Año de la fe, quisiera empezar hoy a reflexionar con ustedes sobre el Credo, es decir, sobre la solemne profesión de fe, que acompaña nuestras vidas como creyentes. El Credo comienza así: "Creo en Dios". Es una afirmación fundamental, aparentemente simple en su esencia, pero que nos abre al infinito mundo de la relación con el Señor y con su misterio. Creer en Dios implica el adhesión a Él, acogiendo su Palabra y gozosa obediencia a su revelación."

18 ene. 2013

Octavario por la unidad de los cristianos







Testamento de Jesús: "Que sean uno como Tú y yo somos uno".
Un testamento es sagrado.

Cumplir este testamento de amor es el gran deber y el gran derecho de los hombres, sobre todo de los cristianos.

14 ene. 2013

Empezar

 
Es empezar otra vez...Todos los días empezamos otra vez.
Seguro que a Dios lo gusta vernos empezar cada día con ilusiones nuevas,
con nuevos impulsos,
con fuerzas nuevas,
con realidades nuevas y
con nuevos gritos de santidad en la vida toda.

5 ene. 2013

Los Magos



"¿Qué tipo de hombres eran los Magos?"  Son la humanidad que se encamina hacia Cristo, representan la expectativa interior del espíritu humano, el movimiento de las religiones y de la razón humana que sale al encuentro de Cristo.

En este Año de la fe los Magos pueden y deben acompañarnos. Porque la fe jamás se da por descontada. Una fe que se da por descontada no es fe. La fe es el alma de una peregrinación y de una búsqueda siempre nueva, a la cual - como los Magos - no son extraños la creación, las ciencias, las tradiciones, las Escrituras, las fatigas de la razón y de la vida, el diálogo con quien se encuentra en el camino. La fe es camino en la esperanza en nuestra tierra, en las situaciones muy concretas del 2013 que inicia. Los Magos son premiados por un encuentro sorprendente, fuente de grandísima alegría. ¿Por qué no esperarlo también nosotros?

1 ene. 2013

Madre de Dios

SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS,
RUEGA POR NOSOTROS, PECADORES,
AHORA Y EN LA HORA DE NUESTRA MUERTE.
 AMÉN.
..............................................
 ÉSTA SERÁ MI SÚPLICA POR TI A LO LARGO DE ESTE NUEVO AÑO,
Y ÉSTE MI DESEO...

El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor, el Señor se fije en ti y te coneceda la paz.

Domingo 3º Adviento

Palabras del Papa Francisco antes del Ángelus Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!. En estos últimos domingos, la liturgia ha ...