30 abr. 2012

oración y acción


Sin la oración diaria fielmente vivida, nuestra acción se vacía, pierde su alma profunda, se reduce a un simple activismo sencillo que con el tiempo nos deja insatisfechos. Hay una hermosa invocación de la tradición cristiana para ser recitada antes de una actividad, que dice: «Actiones nostras, quæsumus, Domine, aspirando præveni et adiuvando prosequere, ut cuncta nostra oratio et operatio a te semper incipiat, et per te coepta finiatur», es decir, "Inspira nuestras acciones, Señor, y acompáñalas con tu ayuda, para que todo nuestro hablar y actuar, tenga siempre en ti su principio y en ti su cumplimiento". Cada paso de nuestra vida, cada acción, incluso en la iglesia, debe estar realizada ante Dios, a la luz de su palabra.

26 abr. 2012

Oración





Enséñanos lo que tenemos que hacer,
muéstranos a dónde tenemos que ir.
Obra lo que tenemos que realizar.
Sé nuestro único inspirador,
el único autor de nuestros juicios.
Haz que nos adhiramos eficazmente a Ti
para que seamos uno en Ti
y en nada nos apartemos de tu verdad.

 

18 abr. 2012

Hacia Ti, Señor

Mi jornada va avanzando, ¡Señor! Llénala  con tus deseos, purifícala con tu fuego, hazme capaz de convertirla en amor.
¡Señor!, cómo avanza la vida hacia Ti...Tengo prisa de que mis pasos vayan llenos de sol, de alegría, de entrega, de plenitud...¡Voy, Señor!

13 abr. 2012

Mírame, Señor

Un día me miraste
como miraste a Pedro...
No te vieron mis ojos,
pero sentí que el cielo
bajaba hasta mis manos.
¡Qué lucha de silencios
libraron en la noche
tu amor y mi deseo!

Un día me miraste
y todavía siento
la huella de ese llanto
que me abrasó por dentro.
Aún voy por los caminos
soñando aquel encuentro...
Un día me miraste
como miraste a Pedro...

8 abr. 2012

FELIZ Y SANTA PASCUA

Hoy le copio la entradad a "Soliloquios de la Gran Visigoda", con permiso presunto, pero ella tiene todos los derechos de autor.
 ------------------------------------
“Ésta es la noche en que la columna de fuego esclareció las tinieblas del pecado… Ésta es la noche de la que estaba escrito: «Será la noche clara como el día, la noche iluminada por mi gozo»”.

Ya se ve al Sol salir antes de nacer la aurora…

Que esa Luz que emana esta noche del sepulcro nos cubra y nos inunde a todos, que disipe toda oscuridad, que nos revista de las ganas de salir al mundo a manifestar nuestra felicidad por sabernos redimidos del pecado y rescatados de las garras de la muerte.

La Resurrección de Cristo es el comienzo de nuestra propia resurrección, resucitemos hoy con Él, sepámonos amados sin medida.

Que estas breves palabras me sirvan para desearos a todos unas muy

 ¡FELIZ PASCUA de RESURRECCIÓN!

La mundanidad espiritual

En el Evangelio de San Lucas (11,15-26) Jesús dice:  «Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha lleg...