Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

Enamórate

Nada puede importar más que encontrar a Dios. 
Nada puede importar más que encontrar a Dios,  
Es decir, enamorarme de Él de una forma definitiva y absoluta. 
Aquello de lo que te enamoras atrapa tu imaginación y acaba por ir dejando huella en todo. 
Será lo que decida qué es lo que te saca de la cama en la mañana,  qué haces con tus atardeceres, en qué empleas tus fines de semana, lo que lees, lo que conoces, lo que rompe tu corazón y lo que te sobrecoge de alegría y gratitud. 
¡Enamórate! ¡Permanece enamorado! 
Todo será de otra manera. 
Para ir hacia Dios, hacia uno mismo y  hacia los demás, no hay más camino más eficaz, que el silencio y la oración.
Si deseas hacer de tu pequeña vida, algo grande a los ojos de Dios, silencia tu corazón y llénalo de oración.

María Assumpta

"Llegue a tu presencia, Señor, nuestra humilde oblación, y por la intercesión de la Santísima Virgen María, que ha subido a los cielos, haz que nuestros corazones, abrasados en tu amor, vivan siempre orientados hacia Ti".
Oración sobre las ofrendas. Misa del día.

Seguir a Cristo-Vida eterna

Seguir a Cristo no es sólo imitar sus virtudes, no es sólo vivir en este mundo de modo semejante a Cristo, en la medida de lo posible, según su palabra, sino que es un camino que tiene una meta. Y la meta es la derecha del Padre. Este camino de Jesús, este seguimiento de Jesús acaba a la derecha del Padre. En el horizonte de este seguimiento está todo el camino de Jesús, también llegar a la derecha del Padre. En este sentido, la meta de este camino es la vida eterna a la derecha del Padre en comunión con Cristo. Nosotros hoy con frecuencia tenemos un poco de miedo a hablar de la vida eterna. Hablamos de las cosas que son útiles para el mundo, mostramos que el cristianismo ayuda también a mejorar el mundo, pero no nos atrevemos a decir que su meta es la vida eterna y que de esa meta vienen luego los criterios de la vida. Debemos entender de nuevo que el cristianismo sería un «fragmento» si no pensamos en esta meta, (…) Debemos tener la valentía, la alegría, la gran esperanza de que la …

El silencio

 El silencio nos proporciona una visión nueva de todas las cosas.

Santa María. Agosto y el descanso.

María, préstanos tus ojos para vivir el descanso. ¡El descanso!, que no es lujo y sí oportunidad de abrir ventanas cerradas mucho tiempo y dejar libres tantas posibilidades prisioneras. ¡El descanso!, que limpia nuestros ojos para ver lo de cada día: la calle, a las gentes, la vida; que recrea las energías agotadas. ¡El descanso!, “noche sosegada..., música callada, soledad sonora”; anuncio en el corazón de la venida de Dios. Tú, María, aprendiste a descansar en las manos de Dios. Estabas contigo y con El y eso es descanso profundo. No te rompieron por dentro los problemas, ni las prisas, ni la cruz. La confianza te ayudó a vivir unificada, serena. Entendiste que la vida no es una carrera alocada por hacer cosas y más cosas, sino dejarse hacer. “Hágase”, decías cada día, y te crecía dentro el gozo y la paz. Enséñanos a descansar, porque tantas idas y venidas no nos dejan ni vivir ni estar serenos. Haznos ver el descanso como una oportunidad para gozar más de la vida, para estar con nosot…