Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

Amor

¡Qué bien, morirse por haberte amado! morir de agotamiento en tu servicio... Sin haber quizá visto ni logrado el fruto y la razón del sacrificio... ¡Qué bien, morirse por haberte amado!
C.A.

J.M.J. Palabras del Papa a las consagradas

El encuentro personal con Cristo que nutre vuestra consagración debe testimoniarse con toda su fuerza transformadora en vuestras vidas; y cobra una especial relevancia hoy, cuando «se constata una especie de "eclipse de Dios", una cierta amnesia, más aún, un verdadero rechazo del cristianismo y una negación del tesoro de la fe recibida, con el riesgo de perder aquello que más profundamente nos caracteriza» (Mensaje para la XXVI Jornada Mundial de la Juventud 2011, 1). Frente al relativismo y la mediocridad, surge la necesidad de esta radicalidad que testimonia la consagración como una pertenencia a Dios sumamente amado.
Benedicto XVI

JMJ

FIRMES EN LA FE, FIRMES EN LA FE CAMINAMOS EN CRISTO, NUESTRO AMIGO, NUESTRO SEÑOR. ¡GLORIA SIEMPRE A EL! ¡GLORIA SIEMPRE A EL! CAMINAMOS EN CRISTO, FIRMES EN LA FE. TU AMOR NOS EDIFICA Y NOS ARRAIGA TU CRUZ NOS CONSOLIDA Y FORTALECE. TU CARNE NOS REDIME Y NOS ABRAZA, TU SANGRE NOS RENUEVA Y NOS EMBRIAGA. OH, CRISTO NUESTRO HERMANO OH, CRISTO, NUESTRO AMIGO, NUESTRO SEÑOR. HAZNOS FIRMES EN TI, HAZNOS FIRMES EN TI.

El pan de cada día

El pan de cada día
dánoslo hoy, Señor, a manos llenas;
convierte en alegría
nuestras labores buenas
y acaricia el dolor de nuestras penas.

¡Horas de tedio largas
sin la presencia buena de tus manos!
¡Ay, las horas amargas
nos vuelven inhumanos,
si no abrimos el alma a los hermanos!

Santifica el momento
de este ruido tenaz, de esta fatiga.
Busquemos el aliento
de tu presencia amiga
que acreciente el esfuerzo y nos bendiga. Amén.

VEN

"VEN" Una simple palabra que puede orientar toda una vida. Nuestro Dios es un Dios que llama, que nos llamó a la vida, después a ser sus hijos mediante el bautismo y luego, a algunos, a seguirle más de cerca.Tal vez tengamos que caminar sobre las aguas, como hoy Pedro en el evangelio; tal vez tengamos miedos, dudas, etc. pero El sigue diciéndonos, VEN. Respondamos con generosidad y seremos felices.