Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

Caminar y seguir caminando

"El que pone la mano en el arado y sigue mirando atrás no es apto para el Reino" Todos hemos puesto "la mano en el arado", ése que Dios pensó para nosotros al crearnos y llamarnos a su seguimiento por medio del bautismo. Por eso es necesario caminar y, seguir caminando, "fijos los ojos en Jesús el que inicia y completa nuestra fe". Una vez iniciados en el camino del Reino, sólo cabe seguir, seguir caminando, porque sólo Jesús da sentido pleno a nuestra vida, sólo Él es nuestra meta. Vale la pena, o mejor, la alegría, caminar con el que es todo Belleza, Bondad y Verdad; el ir transformándonos, o más correcto, dejarnos transformar por el Espíritu que nos inhabita y llegar a ser en el mundo un destello de lo Bello, Bueno y Verdadero.



(Arcen) Camino de la LUZ

"AMANECE LA LUZ PARA EL JUSTO Y LA ALEGRÍA PARA LOS RECTOS DE CORAZÓN"

Permaneced en mi amor

Profunda invitación de recogimiento. No nos invita a permanecer en algo exterior. No dice: permaneced no en esta idea, en este concepto… sino permanecer en mi amor que está en lo más profundo de nosotros mismos.

Por eso no se trata de un silencio para unos días sino de un silencio que abarca la vida.

Su amor que es inefable y rebosa toda ideología. Es permanecer en lo que es indecible, en lo que rebosa siempre.

“Permaneced en mi amor”, permaneced en el silencio. Jesús repite frecuentemente esta expresión. Es un modo de decir: permaneced abiertos, acogedores, siempre receptivos.

El amor no se puede clasificar, tampoco se debe clasificar el silencio. Este silencio es la vida. La medida del amor es el derroche. Esa es también la medida del silencio.

El amor no se pierde cuando se da. “Permaneced en mi amor”, permaneced en el misterio del silencio.

Dedicado a ARCENDO

"Morir sólo es morir. Morir se acaba.
Morir es una hoguera fugitiva.
Es cruzar una puerta a la deriva
y encontrar lo que tanto se buscaba.

Acabar de llorar y hacer preguntas;
ver al Amor sin enigmas ni espejos;
descansar de vivir en la ternura;
tener la paz, la luz, la casa juntas
y hallar, dejando los dolores lejos,
la Noche-luz tras tanta noche oscura».
José Luis Martín Descalzo

FE

En medio del abismo de la duda
lleno de oscuridad, de sombra vana
hay una estrella que reflejos mana
sublime, sí, mas silenciosa, muda.

Ella, con su fulgor divino, escuda,
alienta y guía a la conciencia humana,
cuando el genio del mal con furia insana
golpéala feroz, con mano ruda.

¿Esa estrella brotó del germen puro
de la humana creación? ¿ Bajó del cielo
a iluminar el porvenir oscuro?

¿A servir al que llora de consuelo?
No sé, mas eso que a nuestra alma inflama
ya sabéis, ya sabéis, la Fe se llama. Rubén Darío

Jesús, en Ti confío

Cantemos a Jesús indecible gozo, Él guarde la esperanza de nuestro corazón,
dejemos la inquietud posar entre sus manos abramos nuestro espíritu a su humilde Corazón.

Dichoso será aquel que siempre en Él confía en horas angustiosas de lucha y aflicción,
confiad en el Señor si andáis atribulados abramos nuestro espíritu a su gran Corazón.

Envíanos, Jesús, tu luz esplendorosa si el alma se acongoja en noche y turbación,
qué luz, qué dulce paz en Dios el hombre encuentra abramos nuestro espíritu a su humilde Corazón.

Adoremos a Jesús Sacramentado