Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2011

Navidad

Está hecho. El fuego ha penetrado una vez más en la tierra. No ha caído ruidosamente sobre las cimas, como el rayo y su estallido. ¿El Dueño fuerza las puertas para entrar en su casa? La llama lo ha iluminado todo sin sacudidas, sin estruendos, desde dentro. Desde lo más pequeño hasta lo más grande del universo, ha quedado invadido por tu llama, de tal forma que podría creerse que el mundo se ha inflamado espontáneamente. En la nueva Humanidad que se está engendrando hoy, el mundo ha cambiado sin estremecimiento. Nada ha cambiado, en apariencia, en esta poderosa transformación. Y, sin embargo, al contacto de la Palabra, todas las cosas se han convertido, misteriosa y realmente, en Cristo. Desde ahora, todo se ha encarnado, ¡Dios mío, en tu Encarnación! Haz, Señor, que tu descenso a este mundo no sea para mí estimado y acariciado como el fruto de una especulación de mi mente ni como desenfreno de mi corazón, sino que se convierta verdaderamente en una presencia real. ¡Haz, Señor, que crea…

Adviento-IV- Está muy cerca

La Virgen sueña caminos está a la espera
La virgen sabe que el niño, está muy cerca.
De Nazareth a Belén hay una senda
Por ella van los que creen en las promesas.
Los que soñais y esperais la buena nueva
Abrid las puertas al niño que está muy cerca
El Señor cerca está, el viene con la paz 
El Señor cerca está, el trae la verdad.

Adviento-III- ¡ALEGRAOS!

¡Vivamos en este tiempo de Adviento con alegría el encuentro con Jesucristo y preparemos nuestra vida para acoger al “Señor que vendrá”, rompiendo desde la disponibilidad todo aquello que rompe nuestra fidelidad y nuestro seguimiento! ¡Anunciemos que Dios viene desde un corazón agradecido con alegría, oración, paz interior, mesura y templanza ante las cosas!

INMACULADA

Es mediodía. Veo la Iglesia abierta. Tengo que entrar.
Madre de Jesucristo, yo no vengo a rezar.
No tengo nada qué ofrecer, y nada tengo que rogarte.
Sólo he venido, Madre, para mirarte.
Contemplarte, llorar de dicha,
saber así que yo soy tu hijo y que Tú estás ahí.
Nada más que un momento mientras se para el aire.

¡Mediodía!
Allí donde tú estés, estar contigo, Madre.
Sin decir nada, contemplar tu semblante,
dejar al corazón cantar con su propio lenguaje,
sin decir nada, cantar porque se tiene el corazón tan lleno,
como el mirlo que sigue sus anhelos en súbitos gorjeos.

Porque Tú eres hermosa, porque Tú eres inmaculada,
la mujer de la Gracia por fin reinstaurada.
La criatura en su primer honor y en su desvelamiento final, tal como salió de Dios la mañana de su esplendor original.
Inefablemente intacta porque Tú eres la Madre de Jesucristo,
que es la verdad en tus brazos, y la sola esperanza y el fruto único.
Porque eres la mujer, el Edén de la antigua ternura olvidada,
allí dónde el mirar encuentra de g…

Adviento-II

VEN, SEÑOR JESÚS, TODO EN MÍ ESPERA TU LLEGADA.

Adviento

“Amén, ven Señor Jesús”.  Jesús, que un día vivió sobre la tierra,  es el eterno tú amoroso del mundo:  el objetivo de su ansia de valores y 
anhelo por un sentido.

Religión del amor

El cristianismo es la religión del amor. Ello es exacto, pero siempre que el amor de que aquí se trata se entienda exactamente: no como amor en absoluto, ni siquiera como amor religioso, sino como amor dirigido a una persona determinada, que es la que lo hace posible en absoluto: la persona de Jesús. La tesis de que el amor el cristianismo es la religión del amor sólo puede ser exacta en el sentido de que el cristianismo es la religión del amor a Cristo y, a través de El, del amor dirigido a Dios, así como  a los otros hombres.

Cristo Rey

Que mis caminos, de palabra y de obra, empiecen y acaben en Ti. Sabiendo que, contigo, todo acabará bien: en victoria y en triunfo seguro con amor, frente al odio desde el servicio, antes que el egoísmo. QUIERO PARECERME  A TI, MI REY Y, cuando la cruz asome en el horizonte, agarrarme a ella con la obediencia de la fe. Derramando desde ese trono de madera mi vida y mi valor, mi esfuerzo y mi generosidad Derramando como Tú, oh Señor, palabras de aliento y de consuelo ánimo, valor y esperanza.

La muerte está en el camino

Ya no hay muerte para nosotras. Hay VIDA...porque Cristo, el Señor, es la VIDA.

Cristo

De Cristo...
siempre de Cristo...
sólo de Cristo...
toda de Cristo....

Contemplación

El camino de la contemplación no es, de hecho, camino alguno. Cristo es el único camino, y él es invisible. El “desierto” de la contemplación es sencillamente una metáfora para explicar el estado de vacío que experimentamos cuando hemos abandonado todos los caminos, nos hemos olvidado de nosotros mismos y hemos tomado a Cristo invisible como nuestro camino.


T.M.

Festividad de todos los santos

Nacidos del amor para la vida,
vivieron un amor nunca acabado,
murieron un amor crucificado
en una carne débil no abatida.

Hirieron con la sangre de su herida
el animal salvaje del pecado,
floreció su bautismo en el Amado
con una santidad comprometida.

Toda vida

Toda vida es pasión de eternidades, todo amor, de tu amor honda querencia, todo llanto, añoranza de tu ausencia, todo gozo, sabor de eternidades.

Porta fidei

"La fe, en efecto, crece cuando se vive comoexperiencia de un amor que se recibe y se comunica como experiencia de gracia y gozo. Nos hace fecundos, porque ensancha el corazón en la esperanza y permite dar un testimonio fecundo: en efecto, abre el corazón y la mente de los que escuchan para acoger la invitación del Señor a aceptar su Palabra para ser sus discípulos." n. 7

VUESTRA SOY, PARA VOS NACÍ

VUESTRA SOY, PARA VOS NACÍ

Vuestra soy, para Vos nací, ¿qué mandáis hacer de mí?
Soberana Majestad, eterna sabiduría, bondad buena al alma mía; Dios alteza, un ser, bondad, la gran vileza mirad que hoy os canta amor así: ¿qué mandáis hacer de mí?
Vuestra soy, pues me criastes, vuestra, pues me redimistes, vuestra, pues que me sufristes, vuestra pues que me llamastes, vuestra porque me esperastes, vuestra, pues no me perdí: ¿qué mandáis hacer de mí?
¿Qué mandáis, pues, buen Señor, que haga tan vil criado? ¿Cuál oficio le habéis dado a este esclavo pecador? Veisme aquí, mi dulce Amor, amor dulce, veisme aquí: ¿qué mandáis hacer de mí?
Veis aquí mi corazón, yo le pongo en vuestra palma, mi cuerpo, mi vida y alma, mis entrañas y afición; dulce Esposo y redención, pues por vuestra me ofrecí: ¿qué mandáis hacer de mí?
Dadme muerte, dadme vida: dad salud o enfermedad, honra o deshonra me dad, dadme guerra o paz crecida, flaqueza o fuerza cumplida, que a todo digo que sí: ¿qué mandáis hacer de mí?
Dadme riqueza o pobreza, dad cons…

Presencia

"La Divina presencia se hace evidente apenas la mente se hace silente"
Tomado del blog Hesiquia

Tú decides

Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa:la última de las libertades humanas—la elección de la actitudpersonal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino.

Fiesta de Nuestra Señora del Rosario

Que la Virgen-Madre nos conceda, a través de la meditación y contemplación de los misterios del rosario, ir comprendiendo, y amando cada día más a Jesús, el fruto bendito de su vientre.
Felicidades a todas las que lleváis el dulce nombre de María del Rosario. Que Dios os bendiga y su madre bendita os guarde.

Locura de Amor

Señor, ya que hemos dialogado tan íntimamente y TÚ me has dicho tus secretos de Amor, ya que me has dado confianza, déjame ahora hacerte unas preguntas:- Señor, por qué me amas. - Señor, por qué seguirás amando? Y por qué me sacaste entre tantos? ¿por qué...?
Abismo...abismo...esto es un abismo, un abismo de Amor, un abismo de misterio para mí...¡No lo entiendo!
¿Estás loco, Señor? - Sí, hija estoy loco por ti...Y tú, ¿estás loca?... - Señor, deseo estar loca por Ti.
Es todo una locura de AMOR.
---------------------- Estaré ausente durante un mes aproximadamente. Os pido una oración por la misión encomendada. Gracias.

Ntr. Sra. de los Dolores

"HAZME CONTIGO LLORAR"
Esta frase de la Liturgia me parece de lo más apropiado ante la nefasta noticia de la denuncia del Papa y sus colaboradores ante el Tribunal de la Haya. Prefiero no comentar, sólo que todo este asunto es algo más que "humano", las fuerzas del mal están contra la Santa Iglesia. A cada cosa lo suyo, pero la acusación me parece totalmente injusta. Confío en el poder de la oración y que todos los católicos y hombres de buena voluntad estemos junto al Santo padre en estos momentos en que "ruge el infierno". María de los Dolores lo guarde frente a sus enemigos y adversarios.

Exaltación de la Santa Cruz

Salve, oh, Cruz, esperanza única.

Cristo

Que CRISTO coja al alma y la endiose de tal modo que ya no sepamos de estilos propios ni de cosas; que nosotros sólo sepamos de CRISTO.

Felicidades, Madre!

"Los llamó"

A ¿qué llama Jesús? A ir con Él.Con Él: este es el nuevo estilo de vida que Jesús introduce. Quizá no llama Jesús para hacer algo distinto de lo que se está haciendo: quizá sí...pero lo que cambia de verdad la situación es que uno es llamado a hacerlo todo por Cristo, con Él y en Él. ¿Nos animamos?

Amor

¡Qué bien, morirse por haberte amado! morir de agotamiento en tu servicio... Sin haber quizá visto ni logrado el fruto y la razón del sacrificio... ¡Qué bien, morirse por haberte amado!
C.A.

J.M.J. Palabras del Papa a las consagradas

El encuentro personal con Cristo que nutre vuestra consagración debe testimoniarse con toda su fuerza transformadora en vuestras vidas; y cobra una especial relevancia hoy, cuando «se constata una especie de "eclipse de Dios", una cierta amnesia, más aún, un verdadero rechazo del cristianismo y una negación del tesoro de la fe recibida, con el riesgo de perder aquello que más profundamente nos caracteriza» (Mensaje para la XXVI Jornada Mundial de la Juventud 2011, 1). Frente al relativismo y la mediocridad, surge la necesidad de esta radicalidad que testimonia la consagración como una pertenencia a Dios sumamente amado.
Benedicto XVI

JMJ

FIRMES EN LA FE, FIRMES EN LA FE CAMINAMOS EN CRISTO, NUESTRO AMIGO, NUESTRO SEÑOR. ¡GLORIA SIEMPRE A EL! ¡GLORIA SIEMPRE A EL! CAMINAMOS EN CRISTO, FIRMES EN LA FE. TU AMOR NOS EDIFICA Y NOS ARRAIGA TU CRUZ NOS CONSOLIDA Y FORTALECE. TU CARNE NOS REDIME Y NOS ABRAZA, TU SANGRE NOS RENUEVA Y NOS EMBRIAGA. OH, CRISTO NUESTRO HERMANO OH, CRISTO, NUESTRO AMIGO, NUESTRO SEÑOR. HAZNOS FIRMES EN TI, HAZNOS FIRMES EN TI.

El pan de cada día

El pan de cada día
dánoslo hoy, Señor, a manos llenas;
convierte en alegría
nuestras labores buenas
y acaricia el dolor de nuestras penas.

¡Horas de tedio largas
sin la presencia buena de tus manos!
¡Ay, las horas amargas
nos vuelven inhumanos,
si no abrimos el alma a los hermanos!

Santifica el momento
de este ruido tenaz, de esta fatiga.
Busquemos el aliento
de tu presencia amiga
que acreciente el esfuerzo y nos bendiga. Amén.

VEN

"VEN" Una simple palabra que puede orientar toda una vida. Nuestro Dios es un Dios que llama, que nos llamó a la vida, después a ser sus hijos mediante el bautismo y luego, a algunos, a seguirle más de cerca.Tal vez tengamos que caminar sobre las aguas, como hoy Pedro en el evangelio; tal vez tengamos miedos, dudas, etc. pero El sigue diciéndonos, VEN. Respondamos con generosidad y seremos felices.

Bendecir

"Por la fe sabemos que Jesús, bendiciendo, tiene sus manos extendidas sobre nosotros. Ésta es la razón de la alegría cristiana"Benedicto XVI
Que el Señor os bendiga durante este periodo estival.

Las manos

Manos limpias son aquellas que no tienen avidez, manos a través de las cuales actúa Dios, manos puestas a disposición de Dios y, al mismo tiempo, manos que recuerdan que sólo son instrumento de Dios. Manos que nunca actúan en su propio interés, que nunca pecan, que no quieren el pecado...las manos inocentes son aquellas en las que está Dios, que no planean, no tienen la intención de hacer nada malo y no lo hacen...la pureza de las manos de traduce en la pureza de todas las acciones, son como un símbolo, "las manos" para todo lo que hace el ser humano.

El Reino de los cielos

«El Reino de los Cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo. »


Gracia, Señor, por haberme hecho, a través del bautismo, ciudadano de este Reino; haz que mis acciones nunca desmientan el que Tú sembraste buena semilla.

"El Reino de los Cielos es semejante a un grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su campo."

Gracias, Señor, por la pequeñez de tu Reino, ahí mi debilidad no desentona, los pobres tenemos cabida en tu Reino.

«El Reino de los Cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo».
Gracias, Señor, por la esperanza que entrañan tus palabras. El Reino al que pertenecemos por gracia, es pequeño (como nosotros mismos), insiginificante a los ojos mundanos, pero pleno de vitalidad, de fuerza, el cual, por obra del Espíritu llegará a fermentar toda la masa.

Pensar en Dios

"Rezo el rosario y, de repente, cada Ave María tiene otro sentido. Pero no se trata de las palabras de la oración, sino de la oración de María, que "se llevó la mejor parte" porque volvió su mirada a Dios considerándolo el valor supremo.

Eso es lo importante y tenemos que dejar de pensar en nosotros mismos, aunque sea "a la fuerza", y pensar en Dios...
en cada momento,
en cada situación,
en cada irritación
y en cada momento de admiración estática...
¡quiero aprender a hacerlo!"
W.P.

Fidelidad

"Fiel es aquel en quien se puede confiar, que no defrauda, cumple su palabra y obra de corazón.
Fiel es quien no cambia los planes del Señor ni sus deseos, sino que los realiza a cualquier precio sin cambiarlos." W.P.

Corpus

"Este es mi cuerpo que se entrega por vosotros".

"Ve, haz tú lo mismo".

Amar a Dios

Quiero amar a Dios, cuya grandeza, bondad o amor no puedo concebir, pero me fascina porque es imposible de comprender.

Trinidad

El Dios que Es está dentro de nuestras almas llenándolo todo...invadiendo todos los arcanos del ser.
¿Qué puede pasar en mi vida si el Dios estable me ha fijado en El?
¡Misterio profundo...Dios invadiendo mi ser!


T. Ortega

Ven, Espíritu Divino

Ven, Espíritu Divino
y manda un rayo de tu luz.
Haz de mi caos un cosmos,
algo bello para Ti;
Haz de mi oscuridad,
sendero para los demás;
de mi desorden,
armonía en la creación.
Ven, Dulce Huésped del alma;
haz de mi vacío,
llenumbre para los otros;
De mi solitariedad,
Presencia habitada por Ti.

Silencio

"El silencio es la patria de los fuertes"


P. Ravignan

Ofrecer

Venid, pues, volved a mí, y comprobaréis que soy Padre, al ver cómo devuelvo bien por mal, amor por injurias, tan gran caridad por tan graves heridas.»
Pero oigamos ya qué es lo que nos pide el Apóstol: Os exhorto -dice-, por la misericordia de Dios, a presentar vuestros cuerpos. Este ruego del Apóstol promueve a todos los hombres a la altísima dignidad del sacerdocio. A presentar vuestros cuerpos como hostia viva.
Inaudito ministerio del sacerdocio cristiano: el hombre es a la vez víctima y sacerdote; el hombre no ha de buscar fuera de sí qué ofrecer a Dios, sino que aporta consigo, en su misma persona, lo que ha de sacrificar a Dios; la víctima y el sacerdote permanecen inalterados; la víctima es inmolada y continúa viva, y el sacerdote oficiante no puede matarla.
Admirable sacrificio, en el que se ofrece el cuerpo sin que sea destruido, y la sangre sin que sea derramada. Os exhorto -dice-, por la misericordia de Dios, a presentar vuestros cuerpos como hostia viva.
Sé, pues, oh hombre, …

Buen Pastor

Sus ovejas encontrarán pastos, porque todo aquel que lo sigue con un corazón sencillo es alimentado con un pasto siempre verde. ¿Y cuál es el pasto de estas ovejas, sino el gozo íntimo de un paraíso siempre lozano? El pasto de los elegidos es la presencia del rostro de Dios, que, al ser contemplado ya sin obstáculo alguno, sacia para siempre el espíritu con el alimento de vida. Busquemos, pues, queridos hermanos, estos pastos, para alegrarnos en ellos junto con la multitud de los ciudadanos del cielo. La misma alegría de los que ya disfrutan de este gozo nos invita a ello. Por tanto, hermanos, despertemos nuestro espíritu, enardezcamos nuestra fe, inflamemos nuestro deseo de las cosas celestiales; amar así es ponernos ya en camino. Que ninguna adversidad nos prive del gozo de esta fiesta interior, porque al que tiene la firme decisión de llegar a término ningún obstáculo del camino puede frenarlo en su propósito. No nos dejemos seducir por la prosperidad, ya que sería un caminante ins…

Ten piedad

PAZ

GOZO
SILENCIO
SOLEDAD
JESÚS, HIJO DE DAVID, TEN PIEDAD DE MÍ.
Quiero ser tu eco...Sí, Madre, tu eco.
El eco de tu obediencia, de tu fidelidad;
que quien me mire, vea en mi gotita de agua
la limpidez de tu océano.


Teresa Ortega, OP

S.S. Juan Pablo II

"...Tenemos quizás más que nunca necesidad de estas palabras de Cristo resucitado:

¡¡No tengáis miedo!!
El hombre tiene muchas razones para experimentar dentro de sí mismo semejante sentimiento.
Es necesario que en su conciencia resurja con fuerza la certeza de que existe Alguien,
que tiene en sus manos el destino de este mundo que pasa,
Alguien que tiene las llaves de la muerte y de los infiernos,
Alguien que es el principio y el fin de la historia.
Y esteAlguien es Amor,
Amor hecho hombre,
Amor crucificado y resucitado,
Amor continuamente presente entre los hombres.
Él es el único que puede dar plena garantía de las palabras
¡¡No tengáis miedo!!"

Juan Pablo II

Aleluya!!!

Feliz Pascua de resurrección.
Con mis mejores deseos.
"Tomad, bebed,


esta es mi sangre


derramada para el perdón


de los pecados".

Domingo de Ramos en la Pasión del Señor

"Corramos, pues, con el que se dirige con presteza a la pasión, e imitemos a los que salían a su encuentro. No para alfombrarle el camino con ramos de olivo, tapices, mantos y ramas de palmera, sino para poner bajo sus pies nuestras propias personas, con un espíritu humillado al máximo, con una mente y un propósito sinceros, para que podamos así recibir a la Palabra que viene a nosotros y dar cabida a Dios, a quien nadie puede contener".
San Andrés de Creta

Yo soy la VIDA

Cuando, en el quinto domingo, se proclama la resurrección de Lázaro, nos encontramos frente al misterio último de nuestra existencia: «Yo soy la resurrección y la vida... ¿Crees esto?» (Jn 11, 25-26). Para la comunidad cristiana es el momento de volver a poner con sinceridad, junto con Marta, toda la esperanza en Jesús de Nazaret: «Sí, Señor, yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que iba a venir al mundo» (v. 27). La comunión con Cristo en esta vida nos prepara a cruzar la frontera de la muerte, para vivir sin fin en él. La fe en la resurrección de los muertos y la esperanza en la vida eterna abren nuestra mirada al sentido último de nuestra existencia: Dios ha creado al hombre para la resurrección y para la vida, y esta verdad da la dimensión auténtica y definitiva a la historia de los hombres, a su existencia personal y a su vida social, a la cultura, a la política, a la economía. Privado de la luz de la fe todo el universo acaba encerrado dentro de un sepulcro sin futu…

Luz del mundo

El domingo del ciego de nacimiento presenta a Cristo como luz del mundo. El Evangelio nos interpela a cada uno de nosotros: «¿Tú crees en el Hijo del hombre?». «Creo, Señor» (Jn 9, 35.38), afirma con alegría el ciego de nacimiento, dando voz a todo creyente. El milagro de la curación es el signo de que Cristo, junto con la vista, quiere abrir nuestra mirada interior, para que nuestra fe sea cada vez más profunda y podamos reconocer en él a nuestro único Salvador. Él ilumina todas las oscuridades de la vida y lleva al hombre a vivir como «hijo de la luz». Benedicto XVI

Dame de beber

La petición de Jesús a la samaritana: «Dame de beber» (Jn 4, 7), que se lee en la liturgia del tercer domingo, expresa la pasión de Dios por todo hombre y quiere suscitar en nuestro corazón el deseo del don del «agua que brota para vida eterna» (v. 14): es el don del Espíritu Santo, que hace de los cristianos «adoradores verdaderos» capaces de orar al Padre «en espíritu y en verdad» (v. 23). ¡Sólo esta agua puede apagar nuestra sed de bien, de verdad y de belleza! Sólo esta agua, que nos da el Hijo, irriga los desiertos del alma inquieta e insatisfecha, «hasta que descanse en Dios», según las célebres palabras de san Agustín.
Benedicto XVI

Transfiguración

El Evangelio de la Transfiguración del Señor pone delante de nuestros ojos la gloria de Cristo, que anticipa la resurrección y que anuncia la divinización del hombre. La comunidad cristiana toma conciencia de que es llevada, como los Apóstoles Pedro, Santiago y Juan «aparte, a un monte alto» (Mt 17, 1), para acoger nuevamente en Cristo, como hijos en el Hijo, el don de la gracia de Dios: «Este es mi Hijo amado, en quien me complazco; escuchadle» (v. 5). Es la invitación a alejarse del ruido de la vida diaria para sumergirse en la presencia de Dios: él quiere transmitirnos, cada día, una palabra que penetra en las profundidades de nuestro espíritu, donde discierne el bien y el mal (cf. Hb 4, 12) y fortalece la voluntad de seguir al Señor.
Benedicto XVI

La propia fragilidad

El primer domingo del itinerario cuaresmal subraya nuestra condición de hombre en esta tierra. La batalla victoriosa contra las tentaciones, que da inicio a la misión de Jesús, es una invitación a tomar conciencia de la propia fragilidad para acoger la Gracia que libera del pecado e infunde nueva fuerza en Cristo, camino, verdad y vida. Es una llamada decidida a recordar que la fe cristiana implica, siguiendo el ejemplo de Jesús y en unión con él, una lucha «contra los Dominadores de este mundo tenebroso» (Ef 6, 12), en el cual el diablo actúa y no se cansa, tampoco hoy, de tentar al hombre que quiere acercarse al Señor: Cristo sale victorioso, para abrir también nuestro corazón a la esperanza y guiarnos a vencer las seducciones del mal.

Benedicto XVI

Cuaresma

"Quitémonos lo que nos estorba y el pecado que nos ata, y corramos en la carrera que nos toca, sin retirarnos, fijos los ojos en el que inició y completa nuestra fe: Jesús, que, renunciando al gozo inmediato, soportó la cruz, sin miedo a la ignominia, y ahora está sentado a la derecha del Padre. Recordad al que soportó la oposición de los pecadores, y no os canséis ni perdáis el ánimo. Todavía no habéis llegado a la sangre en vuestra pelea contra el pecado."
De la carta a los Hebreos

Oh, Hermosura siempre nueva!

“Tarde te amé, Dios mío, hermosura siempre antigua y siempre nueva, tarde te amé.Tú estabas dentro de mí y yo afuera y así por fuera te buscaba y,deforme como era, me lanzaba sobre estas cosas hermosas que Tú creaste.
Tú estabas conmigo pero yo no estaba contigo.Me llamaste y clamaste y quebrantaste mi sordera; Brillaste y resplandeciste y curaste mi ceguera; Exhalaste tu perfume y lo aspiré y ahora te anhelo; gusté de Ti y ahora siento hambre y sed de Ti."

Tu voluntad

Toda la vida, día día, puede ser vivida bajo el signo de estas palabras: "Aquí estoy, oh Dios, para hacer tu voluntad". Por la mañana, al iniciar una nueva jornada, al asistir a una cita, al iniciar un nuevo trabajo: "Aquí estoy, oh, Dios, para hacer tu voluntad" Nosotros no sabemos lo que aquel día, aquel encuentro, aquel trabajo, nos reservará; solamente sabemos una cosa con certeza: queremos hacer la voluntad de Dios. Nosotros no sabemos qué nos reserva nuestro futuro a cada uno de nosotros; pero es hermoso ponernos en camino hacia él con estas palabras en los labios: "Aquí estoy, oh, Dios, para hacer tu voluntad".

¿Qué me queda?

El hombre que ha entregado su voluntad a Dios
en cierto modo ya le ha entregado todo.