7 dic. 2011

INMACULADA

Es mediodía. Veo la Iglesia abierta. Tengo que entrar.
Madre de Jesucristo, yo no vengo a rezar.
No tengo nada qué ofrecer, y nada tengo que rogarte.
Sólo he venido, Madre, para mirarte.

Contemplarte, llorar de dicha,
saber así que yo soy tu hijo y que Tú estás ahí.
Nada más que un momento mientras se para el aire.


¡Mediodía! 
Allí donde tú estés, estar contigo, Madre.
Sin decir nada, contemplar tu semblante,
dejar al corazón cantar con su propio lenguaje,
sin decir nada, cantar porque se tiene el corazón tan lleno,
como el mirlo que sigue sus anhelos en súbitos gorjeos. 


Porque Tú eres hermosa, porque Tú eres inmaculada,
la mujer de la Gracia por fin reinstaurada.

La criatura en su primer honor y en su desvelamiento final, tal como salió de Dios la mañana de su esplendor original. 

Inefablemente intacta porque Tú eres la Madre de Jesucristo,
que es la verdad en tus brazos, y la sola esperanza y el fruto único. 

Porque eres la mujer, el Edén de la antigua ternura olvidada,
allí dónde el mirar encuentra de golpe el corazón y hace saltar las lágrimas en él acumuladas. 


Porque ahora es mediodía, porque estamos ahora en este día,
porque Tú estás para siempre ahí, simplemente porque Tú
eres María,
simplemente porque existes Tú. 
¡Gracias y otra vez gracias, Madre de Jesús!

7 comentarios:

Claudio dijo...

¡Amén!
Un abrazo

Gran Visigoda dijo...

¡Gracias y otra vez gracias, Madre de Jesus!
¡Gracias!
Que Ella te guarde y te proteja siempre.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Muchas gracias

Angelo dijo...

Que preciosidad. Me uno a esa gratitud.Un abrazo

Capuchino de Silos dijo...

En este hermoso día te deseo que la Virgen Inmaculada te cubra con su manto y su Santísimo hijo te llene de gracias y bendiciones.

Un beso

Rosario dijo...

Que preciosa entrada,tambien le deseo un FELIZ DIA DE LA INMACULADA.
Un abrazo.

Marian dijo...

Gracias Caminar por esta entrada tan bella.
Ayer no pude entraren en el blog,¡Bendito sea
siempre nuestro Señor y Su madre Santísima.
Un abrazo Dios te bendiga!!!
Me encomiendo a tus oraciones.

Sólo Dios

No soy bufón que haga reír a cortesanos, ni  marioneta movida por dedos sin cristal. No, no cambiaré por caprichos humanos s...