30 abr. 2012

oración y acción


Sin la oración diaria fielmente vivida, nuestra acción se vacía, pierde su alma profunda, se reduce a un simple activismo sencillo que con el tiempo nos deja insatisfechos. Hay una hermosa invocación de la tradición cristiana para ser recitada antes de una actividad, que dice: «Actiones nostras, quæsumus, Domine, aspirando præveni et adiuvando prosequere, ut cuncta nostra oratio et operatio a te semper incipiat, et per te coepta finiatur», es decir, "Inspira nuestras acciones, Señor, y acompáñalas con tu ayuda, para que todo nuestro hablar y actuar, tenga siempre en ti su principio y en ti su cumplimiento". Cada paso de nuestra vida, cada acción, incluso en la iglesia, debe estar realizada ante Dios, a la luz de su palabra.

4 comentarios:

in-crecendo dijo...

Vivir todo, absolutamente todo, para la eternidad.

Preciosa entrada. Gracias.

Muy feliz día.

in-crecendo dijo...

In crecendo es Capuchino de Silos que no sé porque este sale. Perdón.

Marian dijo...

Sin la oración, todo es activismo que no lleva a Dios.
¡Gracias Caminar por esta re flexión tan importante.
Dios la bendiga.

Rosario dijo...

Gracias por su compartir.
Un abrazo.

Sólo Dios

No soy bufón que haga reír a cortesanos, ni  marioneta movida por dedos sin cristal. No, no cambiaré por caprichos humanos s...