22 may. 2012

Ven, Vamos, ESPIRITU SANTO


Ven,
o mejor, vamos:
haz que vayamos
a donde Tú nos llevas.
Tú nunca te ausentas,
aire que respiramos,
viento que acompaña,
clima que abriga.

Ven,
para llevarnos
por ese Camino,
el camino vivo
que conduce al Reino.

Ven,
para arrancarnos,
en un vendaval
de verdad y de gracia,
de tantas raíces
de mentira y miedo
que nos esclavizan.

Ven,
hecho una brisa,
para acariciarnos,
hecho un fuego lento,
un beso sabroso,
la paz de la justicia,
el don de la ternura,
la entrega sin cálculos,
el amor gratuito,
la Vida de la vida.

Ven,
Paloma fecunda,
sobre el mundo estéril,
y suscita en él
la antigua esperanza,
la gran Utopía.
de la Tierra sin males,
la antigua,
la nueva,
la eterna Utopía!

Ven,
vamos,
Espíritu.


     

3 comentarios:

Rafael dijo...

No, no utopías, sino darle su plenitud a lo que hay. Llevarlo a su verdadero ser. ¡Que sople!

Anónimo dijo...

¿Parece poca autopía llevar a plenitud lo que hay?...

silencio en la oracion dijo...

Ven,
para llevarnos
por ese Camino,
el camino vivo
que conduce al Reino. Gracias, Dios éste con usted.

Sólo Dios

No soy bufón que haga reír a cortesanos, ni  marioneta movida por dedos sin cristal. No, no cambiaré por caprichos humanos s...