16 feb. 2014

¿Prisas?



¿A dónde vamos con tanta prisa?

¿Cuál es el destino de nuestro caminar veloz?

¿Qué meta perseguimos...?




3 comentarios:

Rosa dijo...

Sí, qué meta perseguimos, esa es la cuestión...cuando veo que me acelero, me paro, lo medito, rezo, es imprescindible...

Gracias, querida amiga.

ANGELO ST dijo...

La vida es la que pasa deprisa y veloz, por eso hay que saber escoger lo que nos ayudará a llegar a la meta final y eterna. Un abrazo

Felicitas dijo...

Nos creemos que con hacer mucho, realmente hacemos algo. Y en realidad haríamos más, si aprendiéramos a contemplarle mejor y escucharle más. Haríamos su Voluntad y eso, con diferencia, es lo mejor, ¿verdad?
Un abrazo.

En verano--Ser presencia

Ser presencia, Señor, es hablar de Tí sin nombrarte; callar cuando es preciso que el gesto reemplace la palabra. Ser luz que ilumina el ...