12 nov. 2014

Nada temo, Tú vas conmigo.

El Señor es mi Pastor, con Él nada me falta,
En verdes praderas, Él me hace recostar.
Me conduce hacia fuentes tranquilas, 
y repara mis fuerzas.
Me guía por sendero Justo, 
por el Honor de Su Nombre.

Aunque camine por cañadas, oscuras, 
nada temo porque Tú vas conmigo, 
Tu Vara y Tu Cayado, me sosiegan, 

Preparas una mesa ante mí, 
en frente de mis enemigos, 
me unges la cabeza con perfume, 
y mi copa rebosa.

Tu Bondad y Misericordia, me acompañan, 
todos los días de mi vida.
Y Habitaré en la Casa del Señor, 
por años sin término.




3 comentarios:

Anónimo dijo...

El Señor es mi Pastor, con Él nada me falta,gracias.

Rosa dijo...

Así es.

Un beso, querida amiga.

mj bo dijo...

Desde mi salmo favorito desearte un feliz día de la Inmaculada esperando estés bien pues no has contestado a mi e-mail y me hallo en esa espera.
Un abrazo

En verano--Ser presencia

Ser presencia, Señor, es hablar de Tí sin nombrarte; callar cuando es preciso que el gesto reemplace la palabra. Ser luz que ilumina el ...