12 may. 2015

¿Nos hemos aislado?

Los monjes y monjas de clausura comunican y mucho. El segundo criterio del amor, prosiguió el Papa, es que “se comunica, no permanece aislado. El amor da de sí mismo y recibe, se hace de la comunicación que está entre el Padre y el Hijo, una comunicación que la hace el Espíritu Santo”.

“No hay amor sin comunicación, no existe el amor aislado. Pero alguno de vosotros puede preguntarme: ‘Pero Padre, los monjes y las monjas de clausura se han aislado’. Pero comunican y mucho: con el Señor, también con los que van a buscar una Palabra de Dios… el verdadero amor no puede aislarse. Si se aísla no es amor. Es una forma espiritualista de egoísmo, de permanecer encerrado en sí mismo, buscando su propio provecho… Es egoísmo”.

Por tanto, afirma Papa Francisco, “permanecer en el amor de Jesús significa hacer” y “capacidad de comunicarse, de diálogo, sea con el Señor sea con nuestros hermanos”.

“Es así de sencillo esto. Pero no es fácil. Porque el egoísmo, nuestro propio interés nos empuja y nos empuja para no hacer y para no comunicar. ¿Qué dice el Señor de los que permanecen en su amor? ‘Os he dicho estas cosas para que mi alegría esté en vosotros y vuestra alegría sea plena’. El Señor que permanece en el amor del Padre es gozoso ‘y si vosotros permanecéis en mi amor, vuestra alegría será plena’: una alegría que muchas veces viene junto con al cruz. Pero esa alegría, Jesús lo ha dicho, nadie os la podrá quitar”.

El Papa concluye la homilía con esta oración: que el Señor “nos dé la gracia de la alegría, esa alegría que el mundo no nos puede dar”.


No hay comentarios:

Sólo Dios

No soy bufón que haga reír a cortesanos, ni  marioneta movida por dedos sin cristal. No, no cambiaré por caprichos humanos s...