3 dic. 2015

Adviento y vigilancia

El Adviento es un tiempo de vigilancia, pero no como la de aquel marinero que monta guardia en el palo mayor del barco con la vista fija en el horizonte esperando ver algo exterior a él, sino con aquella mirada que recorre nuestra existencia más íntima y nuestras actividades más cotidianas y se abre vislumbrando la encarnación de Dios en ella. Quizá sólo tenemos que llegar a nosotros mismos permitiendo que Dios sea todo en nosotros al dejarnos hacer por Cristo.


3 comentarios:

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Esto que compartes es magnífico
Quizás sólo de trate de recuperar la mirada, una mirada capaz de redescubrir la imagen y semejanza de Dios que todos llevamos corazón adentro, don inmenso de eternidad

Un abrazo

Paz y Bien

Ricardo

Marian dijo...

Dejarnos hacer por Cristo, esa hermana es la clave.
¡Feliz adviento ! Feliz día de nuestra Madre Inmaculada.
En comunión de oraciones. Un abrazo.

Rosa dijo...

Gracias, querida amiga.

Feliz día de nuestra Madre Inmaculada.

Un beso.

Busco Tu Rostro

"Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor"