27 ene. 2012

Sin que él sepa cómo

"El hombre echa la semilla en la tierra cuando forma en su corazón el buen propósito; y después de haber echado la semilla se duerme, porque ya descansa en la esperanza de haber obrado bien; pero se levanta de noche, porque marcha entre lo próspero y lo adverso; y la semilla germina y crece sin él darse cuenta, porque, aunque todavía no puede advertir su crecimiento, la virtud, una vez concebida, camina a la perfección, y de suyo la tierra fructifica, porque, con la gracia proviniente, el alma del hombre se levanta espontáneamente a la perfección del bien obrar."
San Gregorio Magno.

Al leer esta mañana, este comentario al Evangelio del hoy, de san Gregorio, he recordado el comentario de alguno de vosotros en la entrada que hice sobre el Octavario de la unidad. Espero que os ayude, tanto como  a mí.
Un saludo en Cristo

2 comentarios:

silencio en la oracion dijo...

Somos nosotros ese campo donde la semilla cae, y somos nosotros quienes lo hemos de trabajar, y es Dios con su gracias quien la ayuda a crecer para dar frutos, aunque nosotros no nos demos cuenta, es la gracias de Dios quien actúa dentro de nuestro campo que es el alma , y esa gracia nunca deja de trabajar ,Dios sea con usted hermana.

Capuchino de Silos dijo...

Cuando estamos en gracia de Dios, es Él quien pone la semilla del amor en nuestra alma y con su ayuda y gracia podemos dar muchos más frutos pues actúa en el interior de nuestra alma.

Un beso y muy feliz y santo día

Busco Tu Rostro

"Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor"