Ir al contenido principal

Presencia real. Día del Corpus Christi

Estar todos en silencio prolongado ante el Señor presente en su Sacramento, es una de las experiencias más auténticas del nuestro ser Iglesia, que se acompaña en modo complementario con la de celebrar la Eucaristía, escuchando la Palabra de Dios, cantando, acercándose juntos a la mesa del Pan de vida. Comunión y contemplación no se pueden separar, van juntos. Para comunicar verdaderamente con otra persona debo conocerla, saber estar en silencio cerca de ella, escucharla, mirarla con amor. El verdadero amor y la verdadera amistad viven siempre de esta reciprocidad de miradas, de silencios intensos, elocuentes, plenos de respeto y veneración, de manera que el encuentro se viva profundamente, de modo personal y no superficial.

Comentarios

Rosario ha dicho que…
Que bonita entrada, gracias por su compartir.
Un abrazo.
Marian ha dicho que…
Gracias Caminar por este post.
¡Feliz día del Señor!
Dios le bendiga.
Capuchino de Silos ha dicho que…
Que podamos conocerlo, escucharlo y tenerlo siempre en nuestro corazón.

Muy feliz fin de semana.QDLB.