9 dic. 2012

Adviento tiempo de gracia

En este tiempo de gracia que es el Adviento, Dios nos vuelve a poner
delante la invitación a esperar: tú que gritas, que sufres, que dudas,
que te lamentas, que intuyes la falsedad de tantos progresos
pero que no aciertas a encontrar la verdad del verdadero...;
tú que tienes tanto sin resolver en ti y entre los tuyos...
¡espera al Salvador, canta “ven, Señor”! Atrévete a hacer
la lista de todas tus imposibilidades, de todos tus límites
y desesperanzas. Dios las abraza, las toma en serio,
las reviste de posibilidad.

Dios quiere también hoy, aquí y ahora, en mí y entre nosotros,
hacer posibles todos nuestros imposibles, como lo hizo en María.
Volver a acampar su Palabra en nuestro terruño de penas y
exterminios, para hacerlo fértil y feliz. Es posible.
 
 
 

2 comentarios:

Inés María dijo...

Gracias por tu entrada!!! Es para meditarla!!!!

Un abrazo en ´María!!!

Marian dijo...

Como dice Inés María es para meditarla en el corazón.
¡Ven señor Jesús, no tardes!
¡Gracias Caminar!
Un abrazo.Dios le pague.

Sólo Dios

No soy bufón que haga reír a cortesanos, ni  marioneta movida por dedos sin cristal. No, no cambiaré por caprichos humanos s...