Lentitud


Pasamos por las cosas sin habitarlas, hablamos con los demás sin escucharlos, acumulamos información en la que no llegaremos a profundizar. Todo transcurre a un galope ruidoso, vehemente y efímero. La velocidad a la que vivimos nos impide vivir. Precisamos de una lentitud que nos proteja de las precipitaciones mecánicas, de los gestos ciegamente compulsivos, de las palabras repetidas y banales. Necesitamos reaprender el aquí y ahora de la presencia, necesitamos reaprender lo entero, lo intacto, lo concentrado, lo atento y lo uno.


Comentarios

elsantonombre.org ha dicho que…
Hermoso texto y sirve de referencia. Adelante con esta página, que es simple, bella y clara. Un abrazo fraterno hermana, invocando el Nombre de Jesús.

Entradas populares