28 nov. 2010

Adviento

Toda vida que avanza feliz hacia Dios podría llamarse: Adviento.
El Señor viene siempre,
viene en el deseo y viene en el amor;
viene en el sufrimiento y viene en el gozo;
viene en el sacramento y viene en el hermano;
viene siempre.
Cada vez que deseamos y pedimos su venida,
ya está viniendo, o ya ha venido.
Siempre es Adviento.
Que nuestra súplica en este tiempo sea constante: ¡Ven, Señor, Jesús!

2 comentarios:

Angelo dijo...

Estoy de acuerdo. ¡Ven Señor Jesús! debería ser nuestra petición diaria.
Feliz y santo adviento

Anónimo dijo...

Que sepamos acoger al Señor cada día de nuestra vida. Gracias!

En verano--Ser presencia

Ser presencia, Señor, es hablar de Tí sin nombrarte; callar cuando es preciso que el gesto reemplace la palabra. Ser luz que ilumina el ...