2 nov. 2010

Desde la eternidad

Todo hombre es mi hermano; y ese hermano que ha cruzado la frontera y que me está haciendo señas desde la Casa del Padre, es más hermano.
Que nuestros hermanos establecidos ya en la eternidad, nos sirvan para descubrir la verdadera fraternidad, que es más fuerte que la muerte.
Teresa Ortega, OP

2 comentarios:

Gran Visigoda dijo...

Así sea.¡Gracias!

Roberto dijo...

Este día mi corazón y memoria se me escapan a aquellos familiares y amigos cuyas vidas dotaron de sentido la mía y ya no están en el mundo de los vivos. Mi oración para ellos.

La mundanidad espiritual

En el Evangelio de San Lucas (11,15-26) Jesús dice:  «Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha lleg...