13 mar. 2011

La propia fragilidad

El primer domingo del itinerario cuaresmal subraya nuestra condición de hombre en esta tierra. La batalla victoriosa contra las tentaciones, que da inicio a la misión de Jesús, es una invitación a tomar conciencia de la propia fragilidad para acoger la Gracia que libera del pecado e infunde nueva fuerza en Cristo, camino, verdad y vida. Es una llamada decidida a recordar que la fe cristiana implica, siguiendo el ejemplo de Jesús y en unión con él, una lucha «contra los Dominadores de este mundo tenebroso» (Ef 6, 12), en el cual el diablo actúa y no se cansa, tampoco hoy, de tentar al hombre que quiere acercarse al Señor: Cristo sale victorioso, para abrir también nuestro corazón a la esperanza y guiarnos a vencer las seducciones del mal.

Benedicto XVI

4 comentarios:

Gran Visigoda dijo...

Nuestra debilidad... caer una y otra vez... y levantarnos seguros de su Misericordia...intentar resistir mirando a Cristo victorioso...
Gracias.

Felicitas dijo...

La Gracia a nadie le ha de faltar. Confiemos, pues, en que Él que ha vencido a satanás, nos auxiliará con todo lo necesario para que con, en y por Él venzamos también. Y siempre de la mano de María Inmaculada. Y si cayéramos...podemos pedir perdón y reconciliarnos con Él. ¡Lo tiene todo previsto!
¡Es genial nuestro Dios!
Un abrazo, linda.
;o)

lourdes dijo...

Que el Señor nos conceda la gracia de abandonarnos en ÉL y confiar siempre en ÉL en todo momento mil gracias unidas en oración

m.jesus dijo...

me gustaría leerte con más frecuencia. Hoy sí he podido.
Un abrazo

La mundanidad espiritual

En el Evangelio de San Lucas (11,15-26) Jesús dice:  «Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha lleg...