Ir al contenido principal

Oh, Hermosura siempre nueva!

“Tarde te amé, Dios mío, hermosura siempre antigua y siempre nueva, tarde te amé.Tú estabas dentro de mí y yo afuera y así por fuera te buscaba y,deforme como era, me lanzaba sobre estas cosas hermosas que Tú creaste.
Tú estabas conmigo pero yo no estaba contigo.Me llamaste y clamaste y quebrantaste mi sordera; Brillaste y resplandeciste y curaste mi ceguera; Exhalaste tu perfume y lo aspiré y ahora te anhelo; gusté de Ti y ahora siento hambre y sed de Ti."

Comentarios

Felicitas ha dicho que…
Me ha llamado la atención lo de "me llamaste y clamaste". Que Dios, en Jesús, nos llame es algo tan hermoso y es una vivencia que no se olvida jamás, ¿verdad?
Un abrazo.
;O)
Angelo ha dicho que…
Me encanta este testimonio de San Agustín. Dios siempre siempre se muestra.
Un abrazo
lourdes ha dicho que…
Muchas gracias Dios le page muy unidas en oración
Lisbeth ha dicho que…
yo como San Agustín..... mi corazón está inquieto hasta que descanse en tí Señor.... quiero descansar en tí SeÑor y qué difícil se me hace, y por eso el poder entrar en la Fraternidad me hace volver la mirada a quien es el Fundamento de mi vida.... Gracias por estar allí queridos hermanos, para hacernos volver y recociliarnos con nuestra mismidad.
Gran Visigoda ha dicho que…
Tu estabas conmigo... siempre, siempre, siempre...