1 ago. 2012

Santa María. Agosto y el descanso.

María, préstanos tus ojos para vivir el descanso. ¡El descanso!, que no es lujo y sí oportunidad de abrir ventanas cerradas mucho tiempo y dejar libres tantas posibilidades prisioneras. ¡El descanso!, que limpia nuestros ojos para ver lo de cada día: la calle, a las gentes, la vida; que recrea las energías agotadas. ¡El descanso!, “noche sosegada..., música callada, soledad sonora”; anuncio en el corazón de la venida de Dios. 
Tú, María, aprendiste a descansar en las manos de Dios. Estabas contigo y con El y eso es descanso profundo. No te rompieron por dentro los problemas, ni las prisas, ni la cruz. La confianza te ayudó a vivir unificada, serena. Entendiste que la vida no es una carrera alocada por hacer cosas y más cosas, sino dejarse hacer. “Hágase”, decías cada día, y te crecía dentro el gozo y la paz. 
 Enséñanos a descansar, porque tantas idas y venidas no nos dejan ni vivir ni estar serenos.
 Haznos ver el descanso como una oportunidad para gozar más de la vida, para estar con nosotros/as y con los demás, para jugar y reír, para no hacer nada y descubrir de paso lo esencial, lo que se escapa a menudo a nuestra mirada posesiva.
Ayúdanos a encontrar y cultivar el descanso en Dios, el que recrea de noche nuestra fuente.  
“Gocémonos, Amado,
y vámonos a ver en tu hermosura
al monte y al collado
do mana el agua pura;
entremos más adentro en la espesura”
(Juan de la Cruz).  

6 comentarios:

mjbo dijo...

¡Qué bonito!, aprender de María hasta a descansar... su Fiat en todo. Abandonarnos en sus brazos y abrazos.
Un abrazo

Fray Otitos dijo...

Descanso no es desocupación, sino cambio de ocupación y una de ellas puede ser la mayor dedicación a la reflexión que durante la rutina del resto del año quizás tengamos en segundo plano o un poco desatendida por el resto de menesteres que a veces nos hace olvidar que lo importante es El.

Capuchino de Silos dijo...

¡Qué casualidad! También hablo del descanso en mi entrada. De la necesidad de él tantas veces. En manos de María Santísima y de Nuestro Señor me entrego cuando lo necesito.
Muchas gracias.

Que Dios le bendiga.

Marian dijo...

¡Que bello! muchas gracias Caminar.
Unidas en oración.Dios la bendiga.

Rosario dijo...

Bonita entrada, gracias por su compartir.
Un abrazo.

Maribel G. M dijo...

Una entrada preciosa.
Buen día y un beso

Busco Tu Rostro

"Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor"