19 ago. 2012




Si deseas hacer de tu pequeña vida, algo grande a los ojos de Dios, silencia tu corazón y llénalo de oración.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene usted razón, gracias.

Fray Otitos dijo...

Hacer algo grande a los ojos de Dios, me parece demasiada ambición para mi pequeña vida. ;e conformo con que el ejemplo de mi vida, al menos no sea pernicioso para los que están a mi alrededor, si le beneficia algo habré logrado y ello me permita mantener en mi corazón amor y oración.

Marian dijo...

Que gran esfuerzo y disciplina tenemos que tener para silenciar
nuestro corazón lleno de tantos ruidos.¡ Muchas gracias Caminar, me ha hecho mucho bien.Dios la bendiga.
Unidas en oración.

Armando dijo...

Hay muchos tipos de silencio.
El principal de ellos... Escuchar el silencio y desconcierto del hermano, tal y como hacía Cristo.
Orar, por supuesto que sí, entregarse, sin duda, ese es el cúlmen del silencio del que ama a Dios.
Con mi respeto y saludo cordial.

Susana Topasso dijo...

El tema del silencio es tan importante para este mundo lleno de ruídos. Aquietarse, silenciarse es imprescindible para escuchar a Dios y dejarlo ser precisamente Dios. En la oración de silencio no razonamos sobre Dios, le amamos y dejamos que nos modele el Gran Alfarero.

Ines Maria dijo...

Orar, orar para deleitarnos en El y también por tantos y tantos!!!

El mundo no seria igual sin la oración!!!

Dios te bendiga!!!

Sólo Dios

No soy bufón que haga reír a cortesanos, ni  marioneta movida por dedos sin cristal. No, no cambiaré por caprichos humanos s...