12 ago. 2010

Dentro del alma

La búsqueda interna...Consiste en que el hombre entre en su propio fondo, en lo más íntimo de sí mismo, y busque al Señor de la manera que nos ha sido indicada cuando El dijo: «El Reino de los cielos está dentro de vosotros)) (Lc 17,21). El que quiere encontrar el Reino, que no es otro que Dios con todas sus riquezas, y su propia esencia y naturaleza, le debe buscar donde se halla, es decir, en el fondo más íntimo, profundo centro, donde El está mucho más íntimamente junto al alma, mucho más presente que ella lo es a sí misma. Este fondo debe ser buscado y encontrado. Debe el hombre entrar en esta casa renunciando a sus sentidos, a todo lo que le sea sensible, a todas las imágenes y formas particulares que los sentidos le hayan dejado impresas. Impresiones de la imaginación y sentidos. Sí. Incluso sobrepasar las representaciones racionales, operaciones de la razón, que sigue las leyes de la naturaleza y propia actividad.
Cuando el hombre entra en esta mansión, y allí busca a Dios, el Señor es quien cambia el alma de arriba a abajo.

Taulero

2 comentarios:

Hno. mario de Cristo Salvador dijo...

Gracias por los textos y el blog. Iluminan y alientan.
Saludos en el amor de Cristo

Teresa dijo...

Gracias por esta reflexión tan profunda, caminar. Me gusta leerte y saborear estas reflexiones que nos ofreces. Un abrazo.

PD. En mi blog estoy compartiendo un premio que me han dado. Me gustaría ofrecértelo.

María Asumpta

Al cielo vais, Señora Al cielo vais, Señora, y allá os reciben con alegre canto. ¡Oh quién pudiera ahora asirse a vuestro manto para s...