6 feb. 2011

Sal y Luz

La sal no vale para sí misma. No tiene belleza ni ostentación, pasa desapercibida pero es el elemento culinario más imprescindible. Es un signo pobre pero necesario para dar sabor a la vida.
No busca protagonismo ni poder. La sal tiene la cualidad de conservar, de preservar, por ella los alimentos más vulnerables se vuelven imperecederos. Algo aplicable a los cristianos a nuestras comunidades, a la iglesia. Cuando funcionan, cuando son sal, pasan casi inadvertidas, pero pasan, sin hacer ruido, haciendo el bien.
La sal conserva y purifica. Ser sal como nos pide Jesús es purificar en nuestro corazón.
No ha de turbarnos la cantidad, el número de cristianos, de religiosos sino la calidad. Una pizca de sal es suficiente para dar sabor y ennoblecer el guiso.
El sentido de la luz es iluminar, ahogada debajo del celemín resulta tan inservible como la sal desvirtuada. El seguidor de Jesús lo es para los otros. La vocación del cristiano no es la del escondite, la del respeto humano y el complejo de inferioridad. Tampoco se esconde la ciudad construida sobre la cima del monte. La presencia del cristiano ha de ser transparente, como la de aquel que no tiene nada que ocultar y sí mucho que mostrar.
El cristiano ha de cuidar de no ostentar su propia luz, con ello ahogaría la auténtica. Nuestra luz, nuestro ser luz ha de ser manifestar la de Cristo.

6 comentarios:

Comunidad San Pablo dijo...

¡Qué buena reflexión! Me encantó!
Un abrazo fraterno,
Claudio

Gran Visigoda dijo...

¡Ojalá desde mi pequeñez sepa ser esa sal y es aluz que Dios pide que seamos!
Gracias.

lourdes dijo...

Gracias

Escalante dijo...

Unas excelentes ideas las que compartes.

Felicitas dijo...

Sí, son un cúmulo de ideas certeras que todas juntas forman un todo que da cuerpo a una inteligente y sabia forma de vivir el Evangelio.
Te sigo, hermana.
Un abrazo.
;O)

lourdes dijo...

Gracias que la virgen de LOURDES la bendiga siempre FELIZ DIA que ella derrame abundante bendiciones sobre usted GRACIAS

La mundanidad espiritual

En el Evangelio de San Lucas (11,15-26) Jesús dice:  «Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha lleg...