2 mar. 2012

Fue por la primavera

"Sí. Fue por la primavera. Un viento anochecido
empujaba la pompa de jabón de la luna.
El Cedrón susurraba como un niño dormido.
Getsemaní crecía su aceituna".

Fue por la primavera. El olivar bebía
la clara madrugada.
"Dios oraba y gemía
a Dios desde la tierra ensangrentada".

Sangre sudó y lloró. Y oró. Y oraba:
"Apártame este cáliz, Padre mío"…
Cerca un ángel… y pasos que llegaban.
Lejos sonaba el susurrar del río.

¿En plena primavera y estar yerto?
Estaba arrodillado, así, de hinojos…
fue en el instante en que resbaló, muerto,
el pájaro del llanto por sus ojos.

5 comentarios:

Gran Visigoda dijo...

"Dios oraba y gemía
a Dios desde la tierra ensangrentada".

Cada vez que imagino ese momento de Jesús siento un escalofrio...

Un abrazo.

Sol dijo...

Amén, amén, amén

silencio en la oracion dijo...

Estimada hermana, sólo gracias, Dios éste siempre con usted.

icue dijo...

Cuantas enseñanzas podiamos sacar de esta escena del Monte de los Olivos, si la meditaramos con frecuencia en la presencia de Dios.
Con gran afecto

Rosario dijo...

Que bonita entrada, gracias por su compartir.
Un abrazo.

Busco Tu Rostro

"Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor"