2 sept. 2012

Oración

En la oración no se trata de pedir cosas a Aquel que todo conoce. La oración no es para decirle a Dios lo que quieres sino para escuchar lo que Él quiere para ti y que no es otra cosa que compartir lo que Él es: Tranquilidad profunda, Beatitud, Paz, Bondad, Belleza, Amor …
No se trata de pedir cosas sino de comprender que no necesitas nada más que la presencia de Dios y descansar en esa morada llena de sus cualidades.
Antes de orar debes de comprender que detrás de todos tus deseos de objetos o de situaciones del mundo, solo hay un deseo: la paz profunda. Y ese deseo último que tanto anhelas y que proyectas en los objetos y situaciones del mundo solo lo puedes obtener en la interioridad. La tranquilidad y la plenitud solo están en tu espíritu, que es el espíritu de Dios.

6 comentarios:

Susana Topasso dijo...

Qué bello post. Gracias desde Buenos Aires, Argentina www.susanatopasso.blogspot.com

Angelo dijo...

Y aún cuando leo tanto sobre la oración, aún cuando la practo, se sigue sintiendo, que no sé orar...
Abrazos

Marian dijo...

Tienes un regalito en mi blog para ti
( Ya pasaré más tranquila)
Un abrazo. Dios la bendiga.

Rosa dijo...

No conocía este blog, y Marian nos lo ha presentado.
Muchas gracias por compartir tan hermosa labor.
Me quedo como seguidora.
Un beso.

mj bo dijo...

Orar es tratar de amistad con quien tanto nos ama, ¿no? Es bonito eso, qué razón tenía la santa de Ávila.
Un abrazo Caminar

Inés María dijo...

Me uno a lo que dice Angelo, cuanto mas leo sobre la oración, más me doy cuenta que no sé como hacerla.

Un abrazo!!!

Tú estás conmigo

“ Hay una presencia que vela junto a nosotros, hay una Palabra que da sentido al camino de la vida, hay un Dios que no deja caer de sus...