10 dic. 2010

En su dicha perdido,
abandonado a tu dulzura ardiente,
de sí mismo en olvido,
el corazón, que te busca, se siente
siempre feliz y transparente.

1 comentario:

Angelo dijo...

Con tu permiso la copio para utilizarla en un video. Preciosa

La mundanidad espiritual

En el Evangelio de San Lucas (11,15-26) Jesús dice:  «Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha lleg...