10 dic. 2010

En su dicha perdido,
abandonado a tu dulzura ardiente,
de sí mismo en olvido,
el corazón, que te busca, se siente
siempre feliz y transparente.

1 comentario:

Angelo dijo...

Con tu permiso la copio para utilizarla en un video. Preciosa

María Asumpta

Al cielo vais, Señora Al cielo vais, Señora, y allá os reciben con alegre canto. ¡Oh quién pudiera ahora asirse a vuestro manto para s...