19 dic. 2010

Navidad a la puerta

Ya falta muy poco..."Hagamos silencio para escuchar la Palabra de Dios y meditarla, para que ella, por la acción eficaz del Espíritu Santo, siga morando, viviendo y hablándonos a lo largo de todos los días de nuestra vida. De este modo, la Iglesia se renueva y rejuvenece siempre gracias a la Palabra del Señor que permanece eternamente (cf. 1 P 1,25; Is 40,8). Y también nosotros podemos entrar así en el gran diálogo nupcial con que se cierra la Sagrada Escritura: «El Espíritu y la Esposa dicen: “¡Ven!”. Y el que oiga, diga: “¡Ven!”... Dice el que da testimonio de todo esto: “Sí, vengo pronto”. ¡Amen! “Ven, Señor Jesús”» (Ap 22,17.20). (BENEDICTO XVI, Verbum Domini 124).

5 comentarios:

Felicitas dijo...

Ven, ven, Señor no tardes,
ven, ven, que te esepramos,
ven en, Señor no tardes,
ven pronto Señor.
♫♪♪♫♪♫♪♪
Un abrazo, linda.

Gran Visigoda dijo...

Ya tenemos preparado el corazón para acogerle.Un abrazo!

Angelo dijo...

Y pedir saber realizar ese silencio. Ayer tuve una invitada a cenar. Hablaba de su descubrimiento del yoga . ¡Que silencio tan vacío el que nos explicaba!

Hno. mario de Cristo Salvador dijo...

Estimada Hermana, Cristo contigo!
Gracias por tu salutación de Navidad. Yo quiero retribuirte el saludo, y agradecerte tu difusión del camino del silencio y la quietud que haces a través del blog. Es un ámbito el que has creado donde vive la poesía mística, esa que expresa realidades imposibles de traducir en el lenguaje coloquial.
Que la posada de nuestro corazón esté cada vez mas vacía de nosotros y mas llena de Él.

Te saludo invocando a Jesucristo!

LAHDDEC dijo...

Precioso me voy con ese deseo de silencios en mi alma.
un abrazo preciosa entrada y Feliz Navidad!

La mundanidad espiritual

En el Evangelio de San Lucas (11,15-26) Jesús dice:  «Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha lleg...