3 dic. 2010

Entra un instante en ti mismo

"Deja un momento tus ocupaciones habituales; entra un instante en ti mismo, lejos del tumulto de tus pensamientos. Arroja fuera de ti las preocupaciones agobiantes; aparta de ti tus inquietudes trabajosas. Dedicare algún rato a Dios y descansa siquiera un momento en su presencia.(...)
Míranos, Señor; escúchanos, ilumínanos, muéstrate a nosotros. Manifiéstanos de nuevo tu presencia para que todo nos vaya bien; sin eso todo será malo. Ten piedad de nuestros trabajos y esfuerzos para llegar a ti, porque sin ti nada podemos.Enséñame a buscarte y muéstrate a quien te busca; porque no puedo ir en tu busca a menos que tú me enseñes, y no puedo encontrarte si tú no te manifiestas. Deseando te buscaré, buscando te desearé, amando te hallaré y hallándote te amaré."
San Anselmo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

..."Y hallándote te amaré..." por siempre... Gracias!!!

Anónimo dijo...

gracias mil gracias

Capuchino de Silos dijo...

¡Qué alegría encontrar al Señor en un rinconcito tan bonito!

"Deseando te buscaré, buscando te desearé, amando te hallaré y hallándote te amaré." Así sea, Señor.

Me ha venido de locura.


Gracias por esta entrada.

En verano--Ser presencia

Ser presencia, Señor, es hablar de Tí sin nombrarte; callar cuando es preciso que el gesto reemplace la palabra. Ser luz que ilumina el ...