9 ene. 2011

Bautismo de Jesús


"Éste es mi Hijo amado, en quien me complazco"

Estas palabras deberían resonar continuamente en lo profundo de nuestro corazón; es cierto que fueron dichas a Jesús, pero, también desde nuestro bautismo, a cada uno de nosotros. Sin embargo para escucharlas, el Señor tuvo que ponerse en "la fila de los pecadores", y nosotros es de donde nos tratamos de escabullir, hay algo muy en lo secreto nos hace sentirnos "diferentes", tal vez sea esto lo que nos impide oír la palabra del Padre: "mi hijo amado, en quien me complazco"

3 comentarios:

Angelo dijo...

Y debe alentarnos a dirigirnos al Padre como tal.
"todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido” (Jn 16,23,24),

lourdes dijo...

gracias por este compartir unidas en oración

Felicitas dijo...

El icono me parece precioso. No encontré en internet algo tan bonito. Gracias por ponerlo.
Nos hablar de la Humildad de aceptar todo abajamiento por Amor. Es el único motivo que posibilita las grandes acciones de los hombres "endiosados". Quiero decir los que viven en Dios.
Un beso, linda.

La mundanidad espiritual

En el Evangelio de San Lucas (11,15-26) Jesús dice:  «Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha lleg...