17 oct. 2010

Descanso y justicia

Puedes descansar tranquilo,
porque hay uno que cuida de ti,
hay uno que no duerme,
hay uno que no reposa,
puedes descansar a gusto,
tu guardián no duerme.

Él siempre vigila,
Él siempre vela tu sueño y tu descanso,
deja que brote en ti la confianza,
deja que la confianza madure en tu corazón.

El sueño es una maravillosa criatura de Dios,
existe hoy la enfermedad del sueño,
mucha gente no descansa,
mucha gente no duerme,
mucha gente tiene que recurrir
... a fármacos, a somníferos ...
para introducirse en el sueño,
el sueño es una maravillosa criatura de Dios,
el sueño es una caricia de Dios,
es una caricia de su inmensa ternura.

Vive entregado a esa firmeza,
vive confiado a esa promesa,
vive confiado en que tu guardián no duerme,
no duerme ni reposa el que es guardián de Israel.

Él no descansa,
Él no conoce el descanso,
Él ha creado el descanso para nosotros,
Él ha creado el sueño para nosotros,
puedes descansar,
no duerme ni reposa el guardián de Israel.

Puedes quedarte...
tranquilo, descansado,
porque Él siempre cuida de ti.
Puedes dejar en Él todos tus cuidados,
puedes descargar sobre Él
todas tus angustias o todas tus inquietudes,
toda tu agitación,
puedes dejar en Él toda tu vida,
porque no duerme ni reposa el guardián de Israel.
P. Moratiel, OP
Este Dios que no duerme ni reposa es el que "hará justicia" a los que le "claman día y noche", como dice el evangelio de hoy, contando siempre en que nosotros somos hoy, las manos y los pies de Jesús vivo en este mundo tantas veces injusto.

2 comentarios:

lourdes dijo...

Gracias, este es el salmo de hoy y me dice mucho, es verdad si ponemos nuestra confianza sólo en ÉL a quién he de temer si ÉL cuida de mí unidas en oración y un abrazo muy fuerte muchas gracias

Angelo dijo...

Por eso yo desde hace muchos años, cada vez que me voy a descansar me abandono en sus manos, pido que el Espíritu Santo siga orando en mi sueño. Gracias

María Asumpta

Al cielo vais, Señora Al cielo vais, Señora, y allá os reciben con alegre canto. ¡Oh quién pudiera ahora asirse a vuestro manto para s...