26 oct. 2010

Si poco fue el amor en nuestro empeño,
de darle vida al día que fenece,
convierta en realidad lo que fue un sueño,
tu gran Amor, que todo lo engrandece.

4 comentarios:

Felicitas dijo...

Amén, así sea.
Seguro que Él suple todo aquello a lo que no llegamos.

Gran Visigoda dijo...

Amén. ¡Gracias!

Claudia dijo...

Saludos,

Solo Cristo nos puede dar un corazón ancho para amar día tras día.

Roberto dijo...

Este himno expresa una de las súplicas más profundas de un cristiano.

María Asumpta

Al cielo vais, Señora Al cielo vais, Señora, y allá os reciben con alegre canto. ¡Oh quién pudiera ahora asirse a vuestro manto para s...